Todo lo que necesitas saber sobre la depresión, el enemigo silencioso

Millones de personas alrededor del mundo hoy viven con depresión. Las enfermedades psiquiátricas o mentales son una alteración en las facultades perceptivas y de raciocinio. Disminuyen en la gente la capacidad para relacionarse con los demás.

Entre sus manifestaciones comunes, están algunos trastornos como el del sueño, el del apetito y los cambios de humor. También se suman a estos los sentimientos de aislamiento, angustia, baja autoestima y tristeza. Además, se pueden agregar problemas de concentración y de memoria y hasta sentimientos e ideas suicidas.

Síntomas de depresión y sus posibles causas

Conocer las causas puede ayudarnos a saber qué tipo de apoyo buscar. Las más comunes son:

Factores biológicos: algunos elementos genéticos pueden afectar a nuestras funciones cerebrales.

Abuso de sustancias: consumir sustancias controladas o exceder en el uso de medicamentos durante algún tiempo puede provocar este trastorno.

Estrés: someterse a una tensión excesiva (ya sea laboral, familiar o de otra cualquier índole) es muy dañino para nuestro cuerpo y nuestra mente.

Por los síntomas que se manifiestan, se puede diagnosticar una depresión como parte de un trastorno. Algunos de estos pueden ser:

Trastorno bipolar: se experimentan emociones extremas por largo tiempo, que van desde manía (intensa) hasta bajones (melancolía).

La distimia: se trata de periodos intermitentes en los cuales la persona sufre depresión grave y esto llega a interferir en su vida cotidiana.

Depresión posparto: es una debilidad del sistema emocional cuyo nivel de intensidad varía de leve a un tanto agresivo.

 Trastorno afectivo estacional: en lugares donde hay poca luz solar en ciertos meses del año, algunas personas sufren este trastorno. La depresión se intensifica entre otoño e invierno, para luego desaparecer entre primavera y verano. Los síntomas pueden variar desde tener pensamientos negativos hasta lapsos de euforia. En casos extremos algunos llegan a pensar que no vale la pena vivir.

 

También te va a interesar: ¿Qué diferencia un trastorno psiquiátrico de uno psicológico?

 

Cómo puedes tratar y sobrellevar la depresión

Es de suma importancia que busques un profesional competente en el área de salud mental para recibir el diagnóstico adecuado. Y es vital aceptar que tienes el trastorno y acatar el medicamento sugerido para obtener mejores resultados.

 

Cómo puedes tratar y sobrellevar la depresión

 

Otras ayudas prácticas son:

Lleva una vida equilibrada: evita los excesos y limita el consumo de sustancias que afecten a tu sistema nervioso como el alcohol y las drogas.

Duerme suficiente: es bueno dormir al menos de seis a ocho horas diarias. Procura hacerlo y te beneficiarás. Se recomienda ser disciplinado en la hora de dormir; se ha comprobado que el lapso entre las diez de la noche y las dos de la mañana es cuando el cuerpo se recupera mejor, tanto física como mentalmente.

Mantén una dieta balanceada: comer saludable evitará enfermedades y cambios drásticos en tu nivel hormonal. Un nutrólogo puede darte recomendaciones sobre los alimentos que favorecen un estado de ánimo adecuado.

No consumas medicamentos sin prescripción médica: cuidar no consumir medicamentos controlados innecesariamente puede prevenir el descontrol emocional.

No te aísles de los demás: evita que tus pensamientos y situaciones negativas ahoguen tu juicio. Busca maneras de ayudar a otros, eso contrarrestará los sentimientos de inutilidad.

Encuentra actividades que te relajen: actividades provechosas de ocio mantendrán tu cerebro ocupado en cosas positivas y te ayudarán a debilitar la depresión. También  será bueno llevar una rutina de ejercicios físicos acordes a tu edad.

Gracias a los avances de la medicina, las personas con desánimo crónico pueden recibir un tratamiento adecuado y, con la ayuda de un buen médico especialista, obtener un diagnóstico claro y preciso.

Aunque en la mayoría de casos la depresión se presenta por causas identificables, a menudo se cuela en nuestras vidas sin previo aviso. Por ello, es importante que vigiles tu estado emocional constantemente, pues así podrás combatir ese enemigo silencioso.

Menú
Servicios