TAG Trastorno de Ansiedad Generalizada, qué es y cómo tratarla

6 Sep, 2019

TAG Trastorno de Ansiedad Generalizada, qué es y cómo tratarla

TAG Trastorno de Ansiedad Generalizada, qué es y cómo tratarla

¿Te sientes ansioso la mayor parte del tiempo por muchos motivos diferentes? ¿Ya casi no recuerdas cuándo estuviste relajado y tranquilo por última vez? ¡Cuidado! Puedes estar padeciendo una de las enfermedades psiquiátricas más comunes: el TAG o trastorno de ansiedad generalizada. En esta nota analizaremos qué es, cuáles son sus causas y cómo tratarla.

Síntomas y causas del TAG

El trastorno de ansiedad generalizada se caracteriza por una preocupación excesiva e incontrolable por varias cosas diferentes a la vez.

En realidad sentir ansiedad es normal, todos nos hemos sentido ansiosos alguna vez y hemos estado preocupados por alguna cosa en particular. Pero una vez que el problema desaparece, cesa la preocupación.

Sin embargo, las personas con TAG:

Se preocupan demasiado por asuntos menores y cuestiones de la vida cotidiana.

– Su zozobra es mucho mayor que la de otras personas.

– Tienen pensamientos negativos sobre algo que podría ocurrir.

– Una vez que comienzan a preocuparse ya no pueden dejar de hacerlo.

Estas características suelen estar acompañadas por síntomas como incomodidad física, fatiga, dolor muscular, problemas para dormir y dificultades para concentrarse.

Como bien lo explica la ADAA (Anxiety and Depression Association of America), entre el 3 y el 5 % de la población padece este trastorno. El riesgo es mayor en mujeres de entre los 30 y 59 años de edad.

Aunque no se conocen sus causas exactas, influyen factores biológicos, antecedentes familiares y experiencias estresantes a lo largo de la vida. También se relaciona con la existencia de hiperactividad en las áreas del cerebro relacionadas con emociones y comportamiento, o enfermedades crónicas dolorosas como la artritis.

Según la Organización Mundial de la Salud, la prevalencia de los trastornos mentales es cada vez mayor. Debemos estar atentos a sus signos y síntomas pues actualmente la posibilidad de padecer alguna de estas enfermedades está muy relacionada con el estrés de la vida cotidiana.

 

También te va a interesar: ¿Qué diferencia un trastorno psiquiátrico de uno psicológico?

 

¿Cuáles son los tratamientos para el TAG?

Hay varias opciones para el tratamiento del TAG. Estas estrategias pueden combinar sesiones de psicoterapia con medicamentos y cambios en el estilo de vida. Consulta con tu médico si puedes incluir terapias alternativas.

– Psicoterapia: el tratamiento de elección es la terapia cognitiva conductual. Su objetivo es cambiar pensamientos y comportamientos para que quienes la sufren aprendan a reconocer y controlar pensamientos ansiosos.

 

¿Cuáles son los tratamientos para el TAG?

 

– Medicamentos: por lo general se hace un plan de medicación a corto y largo plazo. Los medicamentos a corto plazo buscan relajar los síntomas físicos, como tensión muscular, dolor o calambres. El plan a largo plazo está compuesto por antidepresivos, algunas veces combinados con medicamentos contra la ansiedad.

– Cambios en el estilo de vida: el sedentarismo, la mala alimentación y hábitos como fumar o beber alcohol tienen una enorme influencia sobre el aumento del estrés y el malestar que pueden desembocar en el TAG. Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a aliviar los síntomas de la enfermedad.

Se recomienda hacer ejercicio, llevar una dieta saludable, mejorar la calidad y cantidad de horas de sueño, y evitar los estimulantes y el consumo de alcohol.

– Terapias alternativas: entre las terapias alternativas se encuentran el yoga y técnicas de relajación. La fitoterapia nos ofrece distintas alternativas a partir de especies como la valeriana, con principios activos calmantes y relajantes, o la pasiflora, que contiene alcaloides y flavonoides de efecto sedante y analgésico.

Nuestras recomendaciones

Es importante saber que en el TAG los síntomas son acumulativos y el malestar es tan grande que puede interferir con tus actividades cotidianas, tu trabajo y tus relaciones con los demás.

Si sientes que no puedes controlar tu ansiedad, no lo dejes pasar. ¡Consulta con tu médico!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menú
Servicios