Laboratorio de Neurofisiología

¿Qué es la neurofisiología?

Para comprender de manera más clara que es la neurofisiología, debemos en primer lugar descomponer la palabra por lo menos en sus dos partes constituyentes más sobresalientes. Comenzando con el prefijo neuro, de origen griego, que quiere decir nervio o neurona, la cual viene siendo la célula fundamental del sistema nervioso. Razón por la cual es utilizada en la medicina como prefijo en todos los términos, conceptos y ramas de estudio que hacen referencia al cerebro. Por otro lado, tenemos el término fisiología, compuesto también por palabras de origen griego, el cual es el nombre que se le dio a una subdisciplina dentro de la biología, que se centra en estudiar cómo funcionan los órganos, células y moléculas que llevan a cabo las funciones físicas y químicas que existen en un organismo vivo.

Qué es la neurofisiología

Por lo que ya podemos ir haciéndonos una idea de que efectivamente la neurofisiología es una rama o especialidad de la fisiología y las neurociencias, encargada de explorar el sistema nervioso central, compuesto por el cerebro y la medula espinal; y el periférico, donde encontramos: músculos, nervios y órganos sensoriales. En el laboratorio de neurofisiología se ocupan de revelar como funcionan estos complicados sistemas a través de investigaciones y pruebas que permiten determinar que tan bien y cuán rápido los nervios transmiten impulsos, lo que permite evaluar si un nervio está haciendo correctamente su trabajo. Lo que se traduce en que los médicos puedan identificar cualquier área que pudiera estar siendo afectada por una enfermedad o trastorno y luego crear un plan de tratamiento efectivo.

Áreas Fundamentales

Desde el punto de vista de los estudios neurofisiológicos existen cuatro campos esenciales:

  1. Electromiografía. Conocida por las siglas EMG, es el registro de la actividad eléctrica en el musculo utilizando un electrodo de aguja concéntrico desechable insertado dentro del mismo. Este estudio puede distinguir si el desgaste y debilidad muscular son de origen neuronal, detectando anomalías como la denervación crónica o fasciculaciones (pequeñas contracciones musculares involuntarias) en un musculo clínicamente normal. Un profesional de la salud neuronal realiza este examen cuando un paciente muestra síntomas de algún desorden muscular o nervioso. Los síntomas pueden incluir hormigueo, entumecimiento o debilidad sin explicación alguna en alguna extremidad. Los resultados que arroja el EMG ayudan al doctor a diagnosticar que tipo de desorden afecta la conexión entre nervios y músculos.

 

  1. Electroencefalografía. Es una técnica con más de cien años de historia que permite registrar e interpretar la actividad eléctrica del cerebro. Las células nerviosas del cerebro generan constantes impulsos eléctricos que fluctúan rítmicamente en diferentes patrones. Para este estudio se emplean un electroencefalógrafo que posee una serie de electrodos que miden y registran estos patrones. El registro obtenido por dicho instrumento se llama electroencefalograma, abreviado por convención como EEG. Los resultados del EEG son usados para detectar o descartar cualquier problema en la actividad eléctrica del cerebro que pueda estar asociada con ciertos desordenes que pueden ocasionar varias condiciones, como: trastornos convulsivos, problemas de memoria, golpes en la cabeza, derrames, tumores cerebrales y desordenes del sueño.

 

  1. Polisomnografía. Estudia más a fondo los desórdenes del sueño. Un profesional de la salud realiza estas pruebas para diagnosticar una amplia variedad de alteraciones del sueño. Aunque también sirve para verificar si son necesarios realizar ajustes a un plan de tratamiento o si el mismo está siendo efectivo. El profesional encargado de este tipo de estudio puede revisar los niveles de oxígeno en la sangre, ondas cerebrales, ritmos y patrones de respiración, movimiento del ojo, ritmo cardíaco y movimientos y comportamientos extraños. Todo esto es llevado a cabo mientras el paciente duerme.

 

  1. Potenciales Evocados. Son estudios que se llevan a cabo en un laboratorio de neurofisiología para medir la actividad cerebral en el cerebro a respuestas de diferentes estímulos, bien sea visuales, auditivos o táctiles. Al momento que el cerebro es excitado por estos estímulos, existen señales que viajan a lo largo de los nervios hacia el cerebro. En ese momento los electrodos usados en la prueba detectan las señales que posteriormente el medico puede interpretar. Con lo que se puede diagnosticar problemas del nervio óptico, problemas auditivos ligados a tumores o esclerosis múltiple y en el caso de los estímulos táctiles se pueden detectar problemas de la espina dorsal que causan entumecimiento de los brazos o piernas.

 

Los nervios y su importancia para los organismos vivos se estudian desde los tiempos de los antiguos egipcios, aun así, la neurofisiología no es una ciencia absoluta y aún queda mucho por descubrir del comportamiento del sistema nervioso y debido a que los pulsos eléctricos estudiados son tan pequeños que obtener falsos positivos o negativos es una posibilidad siempre presente. Sin embargo, la neurofisiología avanza cada día y gracias a los constantes estudios en este campo y a las nuevas tecnologías se develan cada vez más misterios sobre estos sistemas tan importantes para la vida.

Para qué sirve la Neurofisiología

Nuestros cuerpos se manejan con cargas bioeléctricas que permiten la sensibilidad, el movimiento, la visión, la audición, el olfato y hasta los procesos de sueño. El sistema de funcionamiento tiene una alta complejidad, porque sus alteraciones producen enfermedades que deben ser atendidas por los neurólogos y se diagnosticadas a través de un laboratorio de neurofisiología.

 

No dejes de leer este artículo y conoce todo lo referente a la neurofisiología.

Para qué sirve la Neurofisiología

La bioelectricidad en el cuerpo

 

Si somos legos en esta materia y nos preguntamos ¿Qué es la neurofisiología? Encontramos que los profesionales y estudiosos de la materia la definen como el estudio de las funciones controladas por la actividad bioeléctrica del sistema nervioso central, periférico y autonómico en un cuerpo, relacionándolo directamente con la neurología, la cual es la rama de la ciencia que estudia y medica las enfermedades del sistema nervioso.

 

Si se trata de medir impulsos bioléctricos, nos imaginamos grandes y sofisticados equipos cibernéticos y electrónicos y no estaríamos errados. La Neurofisiología requiere de exámenes como la electroencefalografía, cuya función es la de analizar las anomalías relacionadas con las anomalías de la actividad bioeléctrica del cerebro, a través de un seguimiento de sus ondas y la electromiografía, que se define como una evaluación electrofisiológica del movimiento muscular, con el fin de detectar enfermedades.

 

Los mapeos cerebrales

 

También, dentro del laboratorio de neurofisiología, se realizan mapeos cerebrales para conocer la anatomía y funcionamiento del cerebro por medio de imágenes coloreadas (inmunohistoquímica) o por destellos de luz (optogenética) y por otros métodos como la biología celular y la nanotecnología, sin descartarse los derivados de la ingeniería eléctrica y biomédica.

 

Todo esto conlleva a conocer que las enfermedades originadas en las diferentes ramas del sistema nervioso, en el cerebro, la médula espinal y la cervical, tales como: la epilepsia, los trastornos del sueño, el Parkinson, los problemas con la memoria, las parálisis musculares y muchas otras, que requieren de toda una serie de análisis para que el profesional de la medicina tenga los elementos suficientes como para optar entre los tratamientos a utilizar y las recomendaciones que debe seguir el paciente para mejorar su condición o erradicarla completamente.

Los mapeos cerebrales

Los niveles en el sueño

 

Existen otros análisis realizados en el laboratorio de Neurofisiología, como los realizados a las personas que tienen problemas del sueño, llamados Polisomnografía, cuyo fin es el de determinar las condiciones de respiración, ritmo cardíaco, niveles de oxígeno en la sangre y actividad cerebral y muscular. Mostrados por un paciente mientras se encuentra durmiendo.

 

Medir los sentidos

 

Existen también los potenciales evocados, cuya función es la de medir los sentidos; es decir, la vista, el olfato, la audición, la sensibilidad y el gusto, incluyendo dentro de la sensibilidad lo relacionado con los diferentes grados en que se perciben los dolores y las sensaciones en la piel, como respuesta a estímulos como pellizcos, golpes, actos reflejos.

 

En este tipo de análisis deben contemplarse una serie de restricciones que eviten alteraciones en los sentidos como consecuencia del consumo de medicamentos, drogas, café u otro tipo de estimulante o depresor que pudiera originar respuestas equivocadas.

 

Puede decirse entonces que el laboratorio de neurofisiología es indispensable para el neurólogo poder ejercer su profesión a cabalidad. La medición de la bioelectricidad en el cuerpo y su vínculo estrecho con los síntomas vitales, contribuye enormemente al diagnóstico de las enfermedades nerviosas y a su posterior tratamiento y cura, en los casos en que sean posibles.

 

TEMAS RELACIONADOS

ELECTROMIOGRAFÍA

ELECTROMIOGRAFÍA

Menú
Servicios