Valoraciones Neurológicas

PARÁLISIS FACIAL

A partir de la valoración neurológica se pueden tratar o evitar afectaciones neuromusculares como la parálisis facial y hemiplejias.

Se conoce como Neurología a la rama de la medicina encargada del tratamiento de los males del sistema nervioso. Ésta cubre el central, el periférico y el sistema autónomo de igual modo.

 

Hay múltiples enfermedades del cerebro, la médula, los nervios y músculos como parálisis facial, parálisis cerebral y otras parálisis. Hemiplejias, neuropatías, distrofias musculares, síndromes neurocutáneos como neurofibromatosis esclerosis tuberosa, etc.

 

La inmensa cantidad de patologías del sistema nervioso impide que alcancen en este texto, pero son enfermedades que a diario diagnosticamos en nuestro centro.

 

  • Epilepsia:

    Consta de una alteración en las funciones del cerebro, donde las señales eléctricas de la comunicación neuronal del afectado se ven perjudicadas. Los episodios se caracterizan por fuertes convulsiones hasta que la energía de las transmisiones neuronales se agota. Dichos episodios pueden ser graves y dejar secuelas considerables.

 

  • Mal de Párkinson:

    Después del Alzheimer, el mal de Párkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa del sistema nervioso de mayor prevalencia en la sociedad. Ésta es reconocida por causar temblores constantes, aunque también puede presentar rigidez, bradicinesia (trastorno caracterizado por la disminución de la velocidad en la actividad motora), problemas para desplazarse y para mantenerse estable.

 

  • Alzheimer:

    Además de afectar las funciones cognitivas del afectado, la demencia primaria más común también trae repercusiones en la conducta de éste. Ésta es causada cuando la estructura cerebral empieza a producir materia que obstruye la comunicación neuronal en el hipocampo, lo que causa los fallos en la memoria.

Parálisis Facial

No debemos, tampoco, considerar que las afectaciones neurológicas son únicamente genéticas, o que se presentan a una edad avanzada.

 

En personas sanas, la parálisis facial, o Parálisis de Bell, sucede cuando se presenta un daño (o hinchazón) en un nervio facial, lo cual se refleja en la imposibilidad de mover los músculos de un lado de la cara.

 

Dicho daño puede es causado cuando el cerebro recibe impulsos fuertes y constantes como como lo son aquellos motivados por el estrés, pero también por infecciones en los tejidos circundantes al cerebro o tumores que presionan el nervio facial.

 

También un accidente cerebrovascular puede causar parálisis facial e incluso que otros músculos de un lado del cuerpo también resulten afectados.

 

Así pues, ante cualquier caso de parálisis facial, es recomendado acudir inmediatamente a la clínica para una revisión de emergencia ya que, aunque la parálisis puede ser causada por una levedad, también puede ser la evidencia de un daño mayor.

 

LA PARÁLISIS FACIAL, UN PROBLEMA EN AUMENTO

 

No debemos, tampoco, considerar que las afectaciones neurológicas son únicamente genéticas, o que se presentan a una edad avanzada.

 

En personas sanas la parálisis facial, o Parálisis de Bell, sucede cuando se presenta un daño (o hinchazón) en un nervio facial, lo cual se refleja en la imposibilidad de mover los músculos de un lado de la cara.

 

Dicho daño puede es causado cuando el cerebro recibe impulsos fuertes y constantes como como lo son aquellos motivados por el estrés, pero también por infecciones en los tejidos circundantes al cerebro o tumores que presionan el nervio facial. También un accidente cerebrovascular puede causar estos síntomas de parálisis facial e incluso que otros músculos de un lado del cuerpo también resulten afectados.

 

En la actualidad y según estadísticas de la Secretaría de Salud Federal, cada año se diagnostican 20 mil casos de parálisis facial. Sus causas son variables y sus consecuencias pueden no dejar secuelas a largo plazo.

 

Causas de la Parálisis Facial

Una de las causas más comunes en la parálisis facial es la reacción de parte de los nervios que controlan al rostro, a infecciones virales, lo que hace que el nervio se inflame dando paso a una alteración en la función central de los músculos.

 

Otras razones son:

 

  • Estrés.
  • Diabetes.
  • Migraña.
  • Herpes simple.
  • Infecciones.

Síntomas de la Parálisis Facial

 

  • Sensación de que el rostro se encuentra estirado hacia un lado.
  • Caída facial.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor de oído.
  • Ausencia de gusto.
  • Dificultad para hacer expresiones faciales.
  • Dificultad para consumir alimentos.
  • Dificultad para cerrar un ojo.
  • Sensibilidad al sonido, en especial en el lado afectado.
  • Alteraciones en la producción de saliva y lágrimas.

 

Hay que tener en cuenta que los tratamientos son múltiples, sin embargo, si se consulta al médico dentro de la primera semana en la que se presentan los primeros síntomas, no solo el tratamiento será más eficaz, sino que también los efectos durarán menos.

 

Así pues, ante cualquier caso de parálisis facial, es recomendado acudir inmediatamente a la clínica para una revisión de emergencia ya que, aunque la parálisis puede ser causada por una levedad, también puede ser la evidencia de un daño mayor.

Menú
Servicios