Epilepsia

epilepsia tratamiento

EPILEPSIA TRATAMIENTO

La epilepsia puede presentarse en todo tipo de pacientes y bajo una gran variedad de causas. Es importante, entonces, iniciar un tratamiento contra la epilepsia de forma temprana.

epilepsia tratamiento

¿Qué es la epilepsia?

 

A diferencia de lo que muchos piensan, la epilepsia no es una enfermedad psiquiátrica ni mental, se trata de un trastorno neuronal crónico producido por el mal funcionamiento de las neuronas a raíz de una alteración en la actividad eléctrica normal del cerebro. La alta actividad eléctrica suele ser espontánea y se presenta en el sistema nervioso central, produciendo convulsiones repetitivas e incontrolables, conocidas como ataque epiléptico.

 

Los tratamientos para la epilepsia existentes están basados en medicamentos, cirugía o neuroestimulación; sin embargo, estos varían según el nivel de crisis que presenta el paciente, motivo por el cual deben ser establecidos por un especialista.

 

Cabe aclarar que esta afección neuronal no es contagiosa ni implica sufrir de una deficiencia mental, ya que se presenta tanto en hombres como en mujeres, sin importar su raza o edad, aunque suele ser más común en menores de dos años y en adultos mayores de 65. Incluso, según estudios, se ha estimado que cerca de 50 millones de personas a nivel mundial padecen de epilepsia.

 

Antes de determinar que alguien sufre de esta afectación y que, por lo tanto, debe recurrir a la búsqueda de epilepsia tratamientos, es porque esta persona debe haber sufrido dos o más ataques espontáneos en un intervalo de 24 horas entre cada uno de ellos, pues tiene una tendencia repetitiva. Mientras que cuando ha sufrido una única crisis, es necesario realizar un diagnóstico que evalúe el comportamiento neuronal, la zona que está siendo afectada y la posible causa.

 

Cuando hay un aumento en la actividad eléctrica del cerebro, las funciones motoras del cuerpo, el comportamiento y el nivel de conciencia se afectan, produciendo una crisis que dura solo un par de minutos. En cuanto el ataque finaliza, el cerebro retoma su funcionamiento normal.

Causas de la epilepsia

Causas de la epilepsia

 

Su etiología es diversa y multifactorial. Factores que vuelven susceptible a un individuo a sufrir de epilepsia, son los antecedentes perinatales (hipoxia neonatal), herencia, antecedentes de trauma craneoencefálico, tumores, infecciones.

 

Entre las posibles causas se ha establecido un patrón en donde los neurotransmisores activos, o sustancias encargadas de controlar los impulsos nerviosos del cerebro, se presentan en altas cantidades incrementando la actividad neuronal, sin embargo, hay casos en los que se ha presenciado una baja cantidad de inhibidores de los mismos neurotransmisores, produciendo un ataque epiléptico. Este trastorno también se puede dar por:

 

  • Predisposición genética o herencia.
  • El estado de la maduración cerebral a raíz del crecimiento.
  • Una lesión cerebral producida por tumores, accidentes craneoencefálicos, consumo excesivo de drogas y/o alcohol, infecciones cerebrales como meningitis, etc.
  • Enfermedades cardíacas que afectan el nivel de oxígeno en el cerebro.

 

Una vez se ha determinado la causa de dicho trastorno, se puede establecer un tratamiento para la epilepsia que debe iniciarse tan pronto como sea posible, y debe mantenerse con regularidad. Se han presentado casos en los que los pacientes presentan resistencia a los medicamentos usados en el tratamiento para la epilepsia, así que se debe recurrir a los demás métodos, según establezca el especialista.

epilepsia tratamiento

Según Jean Piaget, Los niños, durante sus distintas etapas de desarrollo, pasar por cuatro periodos de desarrollo muy característicos.

tratamiento epilepsia se define a partir de 2 o más crisis epilépticas en toda la vida. Hay crisis fácilmente diagnosticables como la epilepsia convulsiva (pérdida de la postura con movimientos bruscos de las extremidades y alteración de la conciencia), en cambio hay otras crisis de epilepsia como las ausencias donde solo se observa alteración de la conciencia.

 

Otras crisis de epilepsia se pueden manifestar con sensaciones difíciles de describir, escuchar voces u otros sonidos que los demás no, pueden ver cosas o colores extraños, sentir ira, miedo o terror, ganas de vomitar, dolor de estómago, entre otros síntomas.

 

Una de sus características es que no se diagnostican con facilidad y pueden pasar como problemas psiquiátricos.

 

En los niños y adolescentes las crisis de epilepsia se presentan con una pérdida temporal de la conciencia, sin caída al suelo ni convulsiones, duración de segundos y rápida recuperación, espasmos infantiles (movimientos musculares bruscos, repentinos y rápidos), convulsiones febriles.

 

Las crisis de epilepsia parciales pueden presentarse con sensaciones extrañas o difíciles de describir, estos pueden ser fenómenos auditivos, visuales, sensación de hormigueo, percepción de diferentes tipos de olores, temor, ira, movimientos de la lengua, palidez entre otras manifestaciones.

 

Estos síntomas pueden aparecer de manera aislada o dar paso a una pérdida de conciencia con movimientos automáticos de la boca, de las manos o de otra parte del cuerpo.

 

En otras ocasiones pueden presentarse con sacudidas de una extremidad o de la mitad de la cara, sin pérdida de conciencia y es importante identificarlas para su futuro tratamiento.

tratamiento para la epilepsia, soluciones para epilepsia

Crisis de Epilepsia

 

Existen crisis de epilepsia fácilmente diagnosticables, como lo es la epilepsia convulsiva, la cual se presenta como una pérdida de la postura con movimientos bruscos de las extremidades y con alteración de la conciencia. En cambio, hay otras que presentan complicación en su identificación. Éstas son conocidas como ausencias, donde solo se observa alteración de la conciencia.

 

Otras crisis epilépticas se pueden manifestar con sensaciones difíciles de describir, como: escuchar voces u otros sonidos que los demás no, poder ver cosas o colores extraños, sentir ira, miedo o terror, ganas de vomitar, dolor de estómago, entre otros síntomas. Lastimosamente éstas no se diagnostican con facilidad y pueden pasar como problemas psiquiátricos y sus tratamientos tienden a ser ejecutados como tal.

 

En los niños y adolescentes las crisis de epilepsia se presentan con una pérdida temporal de la conciencia, sin caída al suelo ni convulsiones, duración de segundos y rápida recuperación, espasmos infantiles (movimientos musculares bruscos, repentinos y rápidos), o convulsiones febriles.

 

Las crisis de epilepsia parciales pueden presentarse con sensaciones extrañas, que pueden ser fenómenos auditivos, visuales, sensación de hormigueo, percepción de diferentes tipos de olores, temor, ira, movimientos de la lengua, palidez entre otras manifestaciones. Estos síntomas pueden aparecer de manera aislada o dar paso a una pérdida de conciencia con movimientos automáticos de la boca, de las manos o de otra parte del cuerpo. En otras ocasiones pueden presentarse con sacudidas de una extremidad o de la mitad de la cara, sin pérdida de conciencia y es importante identificarlas para la aplicación de un futuro y eficaz tratamiento de la epilepsia.

 

Clasificación de la Crisis de Epilepsia

 

Crisis Epilépticas Parciales:

 

  • Crisis parciales simples. Hay síntomas o signos motores, sensitivos, autonómicos, psíquicos, electroencefalográficos.
  • Crisis parciales complejas. Este tipo de epilepsia muestra alteración de la conciencia, son precedidos por un aura (sensaciones, sentimientos extrañas).
  • Crisis parciales complejas. Son aquellas que pueden evolucionar a crisis generalizadas de epilepsia.

 

Crisis Epiléptica Generalizadas

 

  • No convulsivas. Hay alteración de la conciencia. Se encuentran las denominadas Ausencias / Crisis Atónicas.
  • Convulsivas. De las crisis de epilepsia más reconocidas, esta se evidencia cuando hay alteración de la conciencia y pérdida de la postura, el ejemplo y el más conocido son las crisis generalizadas tónico-clónicas.

 

Crisis Epilépticas sin Clasificar

 

Datos de alarma

 

  • PERÍODOS DE CONFUSIÓN MENTAL.
  • MOVIMIENTOS INVOLUNTARIO DE MASTICACIÓN.
  • MOVIMIENTOS MUSCULARES FINOS DE LA CARA U OTRAS PARTES DEL CUERPO, DE CORTA DURACIÓN.
  • PERIODOS ÚNICAMENTE DE ALTERACIÓN DE LA CONCIENCIA, EN LOS QUE LA PERSONA ES INCAPAZ DE RESPONDER PREGUNTAS O MANTENER UNA CONVERSACIÓN.
  • CONVULSIONES.

 

Epilepsia Tratamiento y Diagnóstico

 

Se debe realizar por un neurólogo o neurólogo infantil (neuropediatra) con apoyo del ELECTROENCEFALOGRAMA.

 

¿Quienes se deben realizar un electroencefalograma?

  • Neonato, infantil o adulto que sufra traumatismo cráneo encefálico.
  • Cualquier persona bebe, niño o adulto que presente por primera vez una crisis de epilepsia convulsiva.

 

Electroencefalograma

 

Consiste en monitorizar la actividad eléctrica en la corteza cerebral, por medio de la colocación de electrodos y un registro convencional de 20 minutos. Durante el estudio se realizan métodos de activación como la hiperventilación, foto estimulación, entre otras maniobras.

 

Hay diferentes tipos de encefalogramas:

  • Electroencefalograma simple.
  • Electroencefalograma con mapeo y análisis espectral.
  • Electroencefalograma neonatal.
  • Electroencefalograma prolongado.
  • Electroencefalograma para muerte cerebral.

 

Para realizar encefalogramas hay ciertas indicaciones:

  • Lavar cabello con jabón neutro, cabello seco al momento de realizar el estudio, desvelo de 4 horas, no aplicar acondicionador ni otro producto.

 

CERTIFICACIONES

  • Consejo Nacional de Neurología.
  • Instituto Nacional de Ciencias y de la Nutrición Salvador Suviran.
  • Secretaria de Salud.
  • Universidad Autónoma de México.
tratamiento para la epilepsia

Tratamientos para la epilepsia

 

En cuanto se ha establecido que una persona sufre de epilepsia, tras un diagnóstico médico donde se han evaluado los síntomas y se ha hecho un examen neurológico: un electroencefalograma, un análisis de sangre y demás estudios pertinentes; se recurre a alguno de los tratamientos para la epilepsia, los cuales deben ser avalados y recomendados por el especialista encargado del caso.

 

Actualmente existen tratamientos para la epilepsia según el tipo de crisis y la causa que les ha provocado, entre ellos se puede encontrar:

 

Tratamiento farmacológico

 

Es el principal tratamiento para la epilepsia al cual recurren los especialistas, ya que en la mayoría de los casos las convulsiones de detienen con la ayuda de medicamentos antiepilépticos. En otras ocasiones las crisis disminuyen por la combinación de los mismos, sin embargo, hay quienes no ven resultado con el uso de fármacos y deben recurrir a otros tratamientos.

 

En principio, las dosis recomendadas son bajas y se suele recetar un solo medicamento. Pero si el progreso del paciente se mantiene, la dosis se puede aumentar hasta lograr el control de las convulsiones.

 

Los medicamentos antiepilépticos pueden producir efectos secundarios leves como mareo, fatiga, modificación del peso corporal, irritación cutánea o problemas de memoria y del habla. Pero también puede producir efectos graves como depresión, ideas suicidas, inflamación del hígado y erupción en la piel; sin embargo, estos últimos no tienden a ser frecuentes.

 

Cirugía

 

En el momento en que otros tratamientos para la epilepsia resultan ineficientes, la cirugía se convierte en una opción, en este procedimiento el cirujano extrae la parte del cerebro que causa las convulsiones sin afectar las funciones motrices, del habla, escucha o visión del paciente, dado que la parte del cerebro que provoca las crisis está en una zona pequeña y bien definida.

 

Puede que, tras la realización de la cirugía, algunos pacientes deban seguir tomando medicamentos en una menor dosis.

 

Terapia

 

Con el uso de estimulantes y electrodos implantados en el pecho o en el cráneo, se puede llegar a controlar ciertas terminaciones nerviosas que envían impulsos eléctricos al cerebro y controlan las convulsiones.

 

Los anteriores son los tratamientos para la epilepsia más comunes, aun así, se están realizando estudios para establecer otras posibilidades como:

 

  • Cirugías mínimamente invasivas
  • Radiocirugía
  • Dispositivos de estimulación de uso externo
  • Dispositivos de neuroestimulación receptiva
  • Marcapasos para la epilepsia

 

Además, al conocer el trastorno es más sencillo tener control sobre el mismo mejorando el estilo de vida, estos son algunos consejos que pueden ser útiles para complementar los tratamientos para la epilepsia:

 

  • Uso correcto y continuo de los medicamentos.
  • El buen descanso es necesario, evite la falta de sueño.
  • Usar una manilla de alerta médica ayudará a otros a saber que usted sufre un trastorno.
  • Realizar actividad física ayuda a reducir la depresión.
  • Evitar el consumo de drogas, tabaco y/o alcohol.
  • Beber suficiente agua.
  • Controlar el estrés.

 

Que sus amigos y familiares estén al tanto de su condición le ayudará a afrontar la situación y además le servirá de apoyo, incluso, contar con el acompañamiento de un especialista de su agrado le hará sentir comodidad y tranquilidad. Una vez le establezcan un tratamiento para la epilepsia siga a detalle todas las condiciones dispuestas por el médico encargado, en cuanto le receten un medicamento siga las instrucciones y no interrumpa su uso sin previo aviso.

Menú
Servicios