Tratamiento de la ansiedad

TRATAMIENTO PARA LA ANSIEDAD

La psicoterapia reúne tratamientos para la ansiedad, la depresión y otros estados de ánimo.

Es el tratamiento de desórdenes emocionales de la personalidad como la ansiedad, depresión, estado de ánimo, por medio psicológico aunque pueden emplearse muchas técnicas psicológicas distintas en el esfuerzo por aliviar problemas y desórdenes, y hacer del paciente una persona madura, satisfecha e independiente, un importante factor terapéutico común en todas ellas es la relación paciente – terapeuta.

 

Cuando una persona se siente ansiosa, frustrada, que no ha podido realizar sus metas, siente enojo pero no logra identificar cuál es la causa de su molestia, irritada, estresada, llora sin motivo aparente, le dan ataques de ansiedad o cualquier malestar significativo que este deteriorando su calidad de vida; el tratamiento más oportuno es la intervención psicoterapéutica.

 

La cual pretende a base de distintos tipos de abordajes, reestructurar al paciente en su manera de percibir las cosas, y por lo tanto de actuar.

 

Si la persona presenta algún malestar (como los mencionados anteriormente, o algún otro). Es importante solicitar la valoración de un psicólogo, ya que si la estructura de nuestro pensamiento es inadecuada y no nos permite adaptarnos de manera óptima al medio como para sentirnos plenamente felices, es necesaria una reestructuración y tratamiento en nuestra manera de percibir las cosas, que nos permita tener pensamientos más funcionales y positivos que nos ayuden a ser felices.

 

Se trabaja con distintas capacidades del hombre como: su pensamiento, forma de hablar, planeación para regular su conducta y se pueda formar una estructura de pensamiento y de acción que le ayude a enfrentar mejor sus necesidades y mejorar su calidad de vida.

Conozca los tratamientos para tratar la ansiedad

Algunos de los problemas más comunes por los que las personas buscan atención psicológica son:

 

  • Depresión

    Conjunto de pensamientos negativos que sumergen al individuo en un estado pesimista, donde no logra visualizar alternativas positivas a su futuro, manera de convivir, y en general en su manera de percibir las cosas. Las personas que presentan síntomas depresivos, comúnmente dejar de experimentar placer por las cosas que antes solían disfrutar como: convivir con las personas, arreglo personal, salidas y dejan de sentirse motivados a lograr nuevas metas.

Existen diferentes tipos de depresión, donde es evidente la diferencia entre su intensidad y la duración de los síntomas depresivos, por lo que es fundamental la valoración con algún profesional de la salud.

 

  • Ansiedad

  • Dificultades del estado de ánimo

  • Dificultades para las relaciones interpersonales

  • Inestabilidad afectiva y/o laboral

La ansiedad: ¿tratamiento farmacológico o no farmacológico?

La ansiedad: ¿tratamiento farmacológico o no farmacológico?

La ansiedad es un estado emocional que se presenta con normalidad en toda la población sin discriminación de edad ni de género. Se puede ver más intensamente en personas que padecen otros trastornos psicológicos relacionados o en momentos importantes de la vida, sobre todo cuando se presentan situaciones difíciles.

 

Aunque todas las personas han experimentado en algún momento los síntomas de la ansiedad, esta no se hace importante sino hasta que representa un peligro para la salud mental, mostrándose en el deterioro de las relaciones sociales, en el desplazamiento de las responsabilidades profesionales o familiares, en definitiva, cuando la vida se ve dominada por la enfermedad.

 

Una vez que se consulta con el especialista y este diagnostica la enfermedad, se elige un tratamiento que puede ser: farmacológico, no farmacológico, o mixto.

 

Veamos ahora en que consiste cada uno:

 

Tratamiento Farmacológico:

 

Tratamiento Farmacológico

Para este tratamiento el médico considera varios aspectos del paciente, tales como: la edad, si ha tenido tratamiento previo, si ha presentado intento de suicidio, tolerancia a ciertos medicamentos, posibilidad de estar embarazada, etc.

 

Así mismo debe informar los riesgos de abstinencia si se suspende el tratamiento, la no inmediatez del efecto, duración del tratamiento, y necesidad del cumplimiento por parte del enfermo.

 

A continuación, algunas recomendaciones para el tratamiento farmacológico:

  • Iniciar el tratamiento cuando antes.
  • Se recomienda el uso de benzodiacepinas (BZD: alprazolam, lorazepam, y diazepam) para iniciar el tratamiento, y en el tratamiento a corto plazo, que comprende entre ocho y doce semanas.
  • Para el tratamiento a largo plazo se recomienda el uso de inhibidores selectivos de la recaptura de la serotonina.
  • Para retirar la los inhibidores selectivos de la recaptura de la serotonina, debe hacerse en forma lenta y gradual hasta la suspensión, con el fin de evitar el síndrome de abstinencia.
  • A los pacientes con historia de abuso de medicamentos o sustancias tóxicas, puede prescribirse Buspirona en lugar de BZD.
  • Si no hay mejoría entre las ocho y doce semanas, se debe considerar el uso de otro fármaco que tenga mecanismo de acción.
  • No se recomienda la venlafaxina a pacientes con alto riesgo de arritmias cardiacas o infarto al miocardio reciente o para pacientes hipertensos, a excepción de que la hipertensión este controlada.

 

“Nadie que se haya visto atormentado por prolongados accesos de ansiedad duda de su poder para paralizar la acción, estimular la huida, aniquilar el placer y dotar al pensamiento de un sesgo catastrófico. Nadie puede negar lo terriblemente dolorosa que puede ser la ansiedad. La experiencia de una ansiedad crónica e intensa es, por encima de todo, una profunda y desconcertante confrontación con el dolor” Barry E. Wolfe.

 

 

Tratamiento No Farmacológico:

 

Tratamiento No Farmacológico

En este tratamiento es de suma importancia informar al paciente y a la familia del mismo, información científica sobre sus síntomas, las opciones de tratamiento, y con qué posibilidades se cuenta para manejar el trastorno.

 

Todo esto con el fin de obtener aprobación, ya que las decisiones que se tomen deben ser compartidas.

 

No es recomendable usar valeriana para el manejo de los trastornos de ansiedad. A algunos pacientes con presencia de fobia específica se les ofrece tratamiento de exposición, que consiste en enfrentar al paciente de manera segura con la situación que le genera el conflicto.

 

Este tratamiento se usa generalmente para los pacientes que presentan:

 

  • Trastorno de ansiedad generalizada.
  • Trastorno de pánico.
  • Fobia social.
  • Fobias específicas.
  • Trastorno obsesivo – compulsivo.

 

Para la mayoría de pacientes este tratamiento se realiza en sesiones de una a dos horas, y deberá culminar en un plazo máximo de cuatro meses desde el inicio, de forma individual o grupal.

 

Por su eficacia en los trastornos de ansiedad, muchos médicos usan el tratamiento mixto o combinado (Farmacológicos y no farmacológicos).

 

La ansiedad es el trastorno psiquiátrico más importante a nivel global, con el que viven más de 264 millones de personas (según la organización mundial de la salud). No olvidemos que los tratamientos para la ansiedad no eliminan el trastorno, sino que nos enseña a relacionarnos y a vivir sanamente con ellos.

Menú
Servicios