¿Cómo diagnosticar el TDAH?

El trastorno de déficit de atención no es fácil de diagnosticar, pues determinar el diagnóstico preciso requiere seguir varios pasos. ¿Por qué se da esto? Porque si por algo se caracteriza este trastorno, es porque comprende muchas variables y cada caso es totalmente diferente. En ocasiones, puede presentarse que el niño, además de tener problemas de atención o ser inquieto, sufre de ansiedad, dificultad en el aprendizaje y depresión, enfermedades que comprenden síntomas similares al TDAH y que pueden llegar a confundirse entre sí.

 

A continuación le compartiremos la descripción para diagnosticar y determinar un adecuado tratamiento para TDAH.

 

Antes de hablar de un diagnóstico es necesario entrevistar al niño, a sus padres, y si es posible, a los docentes, para que suministren información sobre el comportamiento del menor tanto en clases como en casa. A partir de la primera entrevista puede crearse una historia clínica donde se registrará toda la información brindada durante la anamnesis (entrevista) y la exploración física que se le realiza al niño, durante esta entrevista se conoce información como:

 

  • Historial perinatal: relativa al periodo de embarazo, parto y a los primeros 3 meses de vida. Tal como mencionamos en artículos anteriores sobre los tratamientos para el TDAH, conocer esta información puede ayudar a prevenir, a tiempo, dicho trastorno.
  • Conocimiento de trastornos psiquiátricos: permite descartar la posible existencia de otros trastornos psiquiátricos tanto en el menor, como en alguno de sus familiares.
  • Síntomas: se determina cuándo se presentan los síntomas, su frecuencia y duración, en qué momentos son más comunes y cómo puede llegar a afectar su vida social. Además, permite verificar la concordancia de la información entre los padres y deja conocer el tipo de relación y estilo de comunicación que tienen con su hijo.
  • Antecedentes: los antecedentes familiares del paciente pueden ayudar a precisar si el trastorno tiene un factor genético o si existen otros casos similares o relacionados entre sus allegados.

 

Por otro lado, se realizan exploraciones físicas que permiten descartar la presencia de alguna enfermedad que produzca los síntomas presentados en el paciente, como problemas de audición. Incluso, al evaluar síntomas de algún otro trastorno psiquiátrico, se define cual es el principal y se establece un tratamiento para TDAH.

 

Después de haber creado la historia clínica, se realiza una evaluación psicopedagógica para verificar si hay rastros de algún trastorno de aprendizaje, evaluando el rendimiento académico del menor. En este caso es indispensable la participación de los docentes.

 

Para dar un diagnóstico y un posible tratamiento para el TDAH, existen criterios determinados por el Manual Diagnóstico y Estadístico de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, llamado DSM-5. En aquel manual se ha precisado que quienes sufren de TDAH cumplen con un patrón en común de falta de atención e hiperactividad los cuales interfieren con el desarrollo normal. Los criterios determinados son:

 

  • Presentar 6 o más síntomas de falta de atención, hiperactividad o impulsividad, de manera continua durante 6 meses.
  • Presencia de síntomas en menores de 12 años.
  • Los síntomas se producen en más de 2 contextos diferentes (colegio, casa, trabajo, etc.).
  • Interferencia de las actividades cotidianas, tanto escolares como sociales.

 

En necesario que al notar un cambio en el estado de humor y atención de los niños, se visite al especialista con el fin de determinar la posible causa, en caso de diagnosticar un caso de TDAH a tiempo, se puede precisar un tratamiento TDAH adecuado para el caso.

Para conocer más sobre tratamientos TDAH, visite nuestro artículo «Tipos de tratamiento para el déficit de atención», o si prefiere una atención personalizada, no dude en contactarnos, le brindaremos toda la información referente al tema.

Tipos de tratamiento para el déficit de atención

El trastorno de déficit de atención (TDA), con o sin hiperactividad, es un trastorno neurobiológico que impide la madurez de los sistemas encargados de regular el movimiento, la impulsividad y la atención, este trastorno se presenta mayormente en niños, menores de 7 años y adolescentes. Quienes padecen de TDAH sufren síntomas constantes de hiperactividad y desatención persistente durante 6 meses continuos, siendo los episodios de desatención más frecuentes en estas personas que en los demás individuos de su misma edad, sugiriendo que cuentan con menor capacidad para prestar atención o son más inquietos que el resto de la población.

 

Con el fin de brindarle información detallada y completa sobre el TDAH, en el Centro de Neurodesarrollo y la Conducta queremos compartirle tratamientos para el déficit de atención ideales para controlar este trastorno en la población infantil.

 

Para empezar, es necesario conocer los métodos de prevención existentes antes de tener que recurrir a tratamientos para déficit de atención, por ejemplo, el cuidado que se tiene durante el embarazo es una buena fuente de prevención, eliminar el consumo de alcohol y tabaco, junto con una buena asistencia durante el parto, es indispensable. Además, tratar los síntomas de desatención antes de que se diagnostique el TDAH, puede evitar la evolución del trastorno.

 

Tratamiento déficit de atención

 

El tratamiento para el déficit de atención se debe ejecutar de manera individual, pues afecta diferente a cada persona y a su familia. Actualmente no se conoce una cura para erradicar el trastorno en su totalidad, pero se puede reducir la aparición, modificar las probabilidades y mejorar los síntomas.

 

A raíz de la efectividad demostrada en la terapia con fármacos, este se ha convertido en el tratamiento para el déficit de atención más popular, ya que ayuda a corregir la disfunción cerebral presente y proporciona buenos resultados en poco tiempo. Sin embargo, es necesario que además de los medicamentos, previamente prescritos por un profesional, los padres y profesores se concienticen de que existe el trastorno. De esta manera, en vez de regañar y molestarse por la falta de atención de los pequeños, podrán colaborarles y estar junto a ello con paciencia.

 

Los profesionales recomiendan que a la hora de impartir una orden a un pequeño diagnosticado con TDAH, esta se le dé por partes y fijando la mirada en sus ojos, de esta manera podrán asegurarse de que la orden está siendo comprendida y que será llevada a cabo.

 

Por otro lado, cuando el trastorno es grave o tiene una fuerte repercusión en su rutina diaria, se recomienda llevar a cabo un tratamiento para déficit de atención combinado, es decir, que incluya un tratamiento farmacológico acompañado de una intervención psicológica y psicopedagógica. Con el fin de potenciar el trabajo ejercido sobre los síntomas, mientras se desarrollan estrategias de larga duración, mejorando las habilidades cognitivas y de comportamiento.

 

En ocasiones, puede realizarse un tratamiento para déficit de atención únicamente psicológico, en donde se identifican los factores que están afectando la conducta. De este modo se logra determinar el proceso a seguir a partir de la observación y registro del comportamiento.

 

Hay casos en los que se presentan complicaciones como ansiedad, depresión, u otros trastornos de la conducta, en los cuales es obligatorio el acompañamiento con psicoterapia, pero, como comentamos al inicio, no se debe generalizar el tratamiento para déficit de atención, ya que es obligación del especialista individualizar cada caso y determinar el tratamiento adecuado para cada uno.

Si desea más información sobre el déficit de atención y los posibles tratamientos, no dude en contactarnos, con gusto le brindaremos toda la información pertinente.

Menú
Servicios