¿Dolor de cabeza o cefalea? Conoce los síntomas, causas y cómo tratarla

Todos, tanto adultos como niños, en algún momento de nuestra vida hemos sufrido de un dolor de cabeza. Un trastorno muy común y del cual existen hasta 13 diferentes tipos. De ellos, algunos de los más comunes son la cefalea y la migraña, entre otros.

 

También te va a interesar: El 80% de los pacientes con migraña padecen DAO, conoce este padecimiento

 

Identifica tus dolores de cabeza

 

La cefalea es un dolor que suele darse después de haber trabajado extensamente en posiciones forzadas. Se presenta de forma intermitente en la cabeza, afectando las sienes, y se extiende hasta el cuello, a diferencia de las migrañas que pueden presentar síntomas como náuseas o problemas para ver bien.

Después de este análisis, conocerás cómo clasificar tus dolores de cabeza y el saberlo te ayudará mucho para evitarlas o mejorar sus síntomas.

 

1. Herencia

Solo se pueden dar por herencia las migrañas, que no es el caso de la cefalea, y aunque es una causa que no está del todo establecida, existe una posibilidad de que, si alguien en tu familia las padece, tú también puedas hacerlo en alguna etapa de tu vida.

 

2. Estrés

Este es el causante de múltiples problemas de salud, pero, como no todos los organismos son lo mismo, suele afectar una zona en especial de nuestro cuerpo y la cabeza es un blanco común, causando a menudo cefaleas tensionales.

 

3. Alimentación

Evita la ingesta de alimentos que contienen tiramina tales como los quesos fermentados, los picantes, los frutos secos y las comidas rápidas que contienen demasiados aditivos. Las bebidas alcohólicas o con alto contenido de cafeína también pueden producirte una cefalea.

 

4. La edad

La cefalea se puede presentar en la infancia, también durante la adolescencia debido a los cambios hormonales, aunque con menos frecuencia, y especialmente en las mujeres debido a la aparición de la menarquía y después la ovulación y la menstruación. En la edad adulta las cefaleas son más frecuentes.

Estas son las causas generales más comunes para que te pueda dar una cefalea tensional, aun así, hay otras causas dependiendo de la clase de cefalea que se padezca. Ahora conozcamos los síntomas que puedes sentir.

 

 

Identifica tus dolores de cabeza

 

 

Síntomas

 

1. Intensidad

La intensidad del dolor puede ser moderada o severa y es tanto así que cuando es severa puede incapacitarte, obligándote a acostarte y suspender toda actividad física que estés realizando.

 

2. Localización

La cefalea suele localizarse en una parte de la cabeza, bien sea en uno o ambos lados de esta, o también en toda la cabeza de forma general, y puede ser percibido como un dolor agudo o una sensación punzante.

 

3. Frecuencia

La frecuencia con la que se puede presentar una cefalea es variable, pero por lo general se dan entre uno y cuatro episodios al mes. Si ya la frecuencia aumenta en gran manera debes acudir al médico para un diagnóstico más detallado.

 

4. Duración

Por lo general no sobrepasa las 24 horas, siendo más bien episodios breves de tres o cuatro horas, pero también pueden ser episodios muy largos, llegando a durar hasta tres días. Si ya este persiste por más tiempo, puede tratarse de una migraña.

 

5. Tipo de dolor

Hay que identificar el tipo de dolor porque las cefaleas se dan en diferentes formas, entre ellos un dolor eléctrico o similar a un calambre, dolor opresivo, como si algo te presionara la cabeza, dolor pulsátil como un latido, dolor explosivo o, incluso, dolor como un taladro.

 

No olvides la recomendación del especialista del servicio de neurología y de la unidad de cefaleas del Hospital Universitario Virgen de la Macarena de Sevilla “Por un dolor ocasional de cabeza no hay que acudir al médico, pero sí cuando son recurrentes e incapacitantes para la vida diaria”.

 

¿El tratamiento para la migraña puede empeorar con el uso de analgésicos?

La cefalea crónica diaria es muy frecuente. Su alto porcentaje de afectación ha causado un gran furor dentro de la comunidad científica que continúa en la búsqueda de posibles causas y soluciones.

 

El diagnóstico de cefalea crónica diaria o CCD, se advierte cuando el paciente presenta dolores de cabeza de manera muy frecuente (alrededor de 15 días o más durante un mes).  Este dolor puede sentirse como una cefalea migrañosa o tipo tensión. Estudios han comprobado que esta afección puede deberse al consumo indiscriminado de analgésicos. ¿Crees que puedas estarlo padeciendo? ¡Sigue leyendo para saber la respuesta!

 

Analgésicos y migraña

 

Es muy común que reaccionemos casi inmediatamente a un dolor de cabeza ingiriendo algún analgésico.

 

El doctor Manjit Matharu, neurólogo del Hospital Nacional de Neurología y Neurocirugía en Londres, pasó dos años en un Comité de Desarrollo de Directrices organizado por el Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica (NICE) para analizar el impacto de los analgésicos como tratamiento para dolores de cabeza.

 

Derivado de ese estudio, se obtuvo una guía en la que se establece que aquellas personas que toman medicamentos de manera regular (aspirinas, paracetamol, triptanos), podrían irónicamente provocar más dolor que alivio al malestar.

 

NICE aconseja a los especialistas considerar la posibilidad de que el uso excesivo de analgésicos para tratar la migraña podría empeorar la condición física de sus pacientes, puesto que su uso continuo produce una mayor tolerancia a la fórmula. De manera que se hace necesario el incremento en las dosis diarias con la finalidad de conseguir el mismo efecto analgésico.

 

De ahí que se sugiera al sector salud recomendar a sus pacientes la interrupción sistemática del uso de analgésicos cuando se consumen en exceso.

 

 

También te va a interesar: ¿Cuándo una migraña puede ser una señal de problemas serios de salud?

 

Supresión del medicamento

 

El primer paso ante el uso excesivo de analgésicos es su interrupción brusca. Lo que ha comprobado una mejor aceptación del plan terapéutico posterior a la interrupción del medicamento. Cabe señalar que después de este paso es habitual que se presente una migraña de rebote.

Cefalea de rebote por interrupción de analgésicos

Para el tratamiento de migraña, una vez que se han suprimido los medicamentos de los que se estaba abusando, se emplea un antiinflamatorio no esteroideo, así como naproxeno cada 12 horas durante las siguientes 2 a 3 semanas. No obstante, si el médico lo considera pertinente, no se hará uso de ningún otro fármaco.

 

 

Es muy común que reaccionemos casi inmediatamente a un dolor de cabeza ingiriendo algún analgésico

 

 

Tratamientos

 

El NICE recomienda buscar opciones alternativas para controlar este trastorno, como la acupuntura, la meditación o el uso de tés y aceites.

Aquí algunos tratamientos naturales:

1. Jengibre

De acuerdo a un estudio publicado por Phytitherapy Research Journal, se comprobó que la raíz de jengibre es excelente para la migraña.

 

Reduce el dolor al bloquear las prostaglandinas. La mejor forma de aprovechar sus beneficios es mediante la preparación de infusiones. Pela y corta el jengibre en pedazos pequeños. Agrégalos a un recipiente con agua hirviendo y cocina a fuego lento por 10 minutos. Una vez listo puedes colar el té y añadir miel y limón a tu antojo.

 

2. Vinagre de sidra de manzana

Este vinagre posee una gran cantidad de beneficios para la salud, lo que lo convierte en uno de los remedios naturales más populares. Además de aliviar y prevenir las migrañas, se sabe que promueve la pérdida de peso y regula el azúcar en la sangre.

 

Solo agrega dos o tres cucharadas de vinagre a un vaso con agua y bébelo entero. Se ha descubierto que beber una cucharada de este vinagre en un vaso de agua de manera diaria, ayuda a prevenir la migraña.

 

Recuerda que automedicarse puede empeorar un cuadro, siempre consulta a un médico y de ser posible, pon en práctica tratamientos alternativos.

 

El 80% de los pacientes con migraña padecen DAO, conoce este padecimiento

La búsqueda de tratamiento para la migraña ha llevado a la investigación de las causas de la misma. Ahora, los científicos se encuentran frente a un descubrimiento que podría revolucionar todos los tratamientos, ya que permitirá evitar la migraña antes de producirse: el déficit de DAO, una causa que parece estar detrás del 80 % de los pacientes que padecen migraña.

 

¿Qué es el déficit de DAO?

 

Se trata de la carencia funcional de DAO (enzima Diamino Oxidasa). Esta es principal enzima digestiva que elimina una sustancia llamada histamina, que se encuentra en muchos alimentos.

 

En las personas con este déficit hay una desproporción entre la histamina ingerida o producida por el organismo y la capacidad de metabolizarla, por lo que esta se acumula en el plasma y aparecen síntomas que pueden ser los de una alergia o también producir migraña.

 

Los síntomas del déficit de DAO

 

Si padeces este problema, podrás ver cómo se manifiestan uno o más de los siguientes síntomas:

  • Síntomas de una alergia respiratoria: estornudos, goteo nasal, asma, etc.
  • Migrañas, vértigos, resaca o dolor de cabeza.
  • Presión arterial demasiado baja, demasiado alta o arritmias.
  • Urticaria, piel atópica o psoriasis.
  • Síndrome del intestino irritable (diarrea, estreñimiento, flatulencias, sensación de hinchazón), saciedad, dolor de estómago o vómitos.
  • Fibromialgia o dolores musculares.
  • Dolores osteopáticos.
  • Fatiga crónica.
  • En la infancia y adolescencia, el déficit de DAO puede provocar el trastorno de atención e hiperactividad (TDAH).

 

Los síntomas del déficit de DAO

 

El 20 % de los pacientes presentan 1 o 2 síntomas, el 41,3 % de los pacientes presentan 3 ó 4 síntomas, y un 33,8 % presentan más de cinco.

 

También te va a interesar: Conozca los síntomas para detectar la migraña

 

 

¿Por qué se produce el déficit de DAO?

 

En la mayor parte de los casos, el origen es genético. Por ello quizás creas que la migraña es hereditaria. Es posible que los familiares de la persona con migraña con déficit de DAO padezcan otros síntomas de los descritos.

 

También puede haber otras causas para este déficit, como la toma de ciertos medicamentos o algunas enfermedades inflamatorias intestinales.

Corregir los síntomas de déficit de DAO mediante la alimentación

 

Aunque casi todos los alimentos tienen histamina, su contenido es variable.

 

Evitar los alimentos con alto contenido en histamina puede ayudarte a combatir la migraña si se debe a un déficit de DAO, y por tanto también ayuda a detectar si esta es la causa. Es decir, si pruebas a consumir poca histamina y tu migraña desaparece, es muy probable que se deba a un déficit de DAO.

 

Alimentos con histamina

 

La cantidad de histamina en un mismo alimento también es variable, dependiendo de las condiciones de su crecimiento o fabricación, de la variedad, etc. Orientativamente, esta es una lista de los alimentos con más histamina, ordenada de mayor a menor:

  • Vinagre balsámico.
  • Productos fermentados, como la salsa de soja.
  • Salsas vegetales fermentadas.
  • Queso roquefort.
  • Pescado azul en semiconserva.
  • Pescado congelado.
  • Queso rallado.
  • Queso emmental.
  • Vinagre.
  • Carnes curadas (chorizo, jamón curado, salami, etc.).
  • Queso curado.
  • Leche pasteurizada.
  • Leche cruda.
  • Queso de cabra.
  • Vinagre de manzana.
  • Berenjenas, aguacates y espinacas.
  • Pescado fresco.
  • Yogur.
  • Legumbres (lentejas, judías, garbanzos, etc.).
  • Tomate.
  • Carne fresca (no embutido).
  • Carne cocida (como jamón cocido).
  • Harina de trigo y arroz.

Alimentos que hacen que el cuerpo produzca histamina

 

También hay una serie de alimentos que hacen que produzcas histamina. Entre ellos están el alcohol, las frutas cítricas, los fresones, la piña, el kiwi, la salsa de tomate, el marisco, el chocolate, el pescado, los champiñones, el cerdo, los cereales, la clara de huevo y ciertos aditivos.

 

En definitiva…

 

Si te reconoces en los síntomas que hemos mencionado y crees que tu migraña puede deberse al déficit de DAO, no dudes en ponerte en manos de un experto y seguir unas pautas alimentarias correctas.

¿Cuándo una migraña puede ser una señal de problemas serios de salud?

Síntomas como ver luces de colores, líneas en zigzag, destellos de luz, náuseas, vómito, dolor de cabeza, convulsiones, debilidad, cambios de temperatura y ansiedad podrían estar asociados a las migrañas. Por eso requieren especial vigilancia y consulta con un profesional médico idóneo porque podrías estar necesitando un tratamiento contra la migraña.

 

¿Qué es la migraña?

 

Este padecimiento es una sensación de latido en la cabeza acompañada de un dolor, que puede ser de leve a muy fuerte. Llega a durar desde algunas horas hasta varios días y, en algunos casos es tan intenso como incapacitante, pues puede hacerte sentir que debes alejarte de tus actividades diarias para dedicarte a guardar reposo total.

 

Antes de que aparezca el dolor, puedes sentir unas señales denominadas aura y que tienen que ver con las alteraciones visuales mencionadas. También se presenta dificultad para hablar y un leve hormigueo en algún lado de la cara, un brazo o una pierna. Debes tener en cuenta el tipo de síntoma que presentas y diferenciar si es una señal de alerta o un factor de atención, los cuales te vamos a explicar a continuación.

 

Síntomas de una señal de alerta de migraña

 

En este caso, los síntomas definitivos son:

 

  • Molestia ante el ruido, la luz e incluso algunos olores.
  • Náuseas, a veces con posterior vómito.
  • Dolor de cabeza, cuello y rostro.
  • Cambios en la temperatura de la cabeza.
  • Presentar una eventual palidez en la cara.
  • En ocasiones, puedes sentir palpitaciones, ansiedad, fatiga, etcétera.

El aura

 

Uno o dos días previos al aura o serie de alteraciones sensoriales que a menudo acompañan a la migraña, podrías tener alguna de las siguientes señales:

 

  • Depresión.
  • Euforia.
  • Estreñimiento.
  • Antojos de comida.
  • Sed.
  • Bostezos frecuentes.

 

También te va interesar: Tratamiento para la migraña: Conoce los síntomas de la migraña tensional.

 

La migraña como síntoma de otras enfermedades

 

 

También debes prestar atención por si hay otra enfermedad, cuando el dolor de cabeza es:

 

  • Acompañado por debilidad, convulsiones, entumecimiento y dificultad al hablar.
  • Continuo, con tendencia a aumentar después de un traumatismo.
  • Agravado por movimientos o esfuerzos repentinos.
  • Presentado luego de los 50 años.

 

Recuerda lo siguiente

 

Existe otra clase de factores que podrían desencadenar la migraña, dependiendo de cada persona. Por ejemplo:

 

  • Alimentos procesados, salados y quesos maduros.
  • Comer a deshoras y ayunar.
  • Bebidas como café, té, chocolate y vino.
  • Estímulos a los sentidos: sonidos fuertes, luces brillantes, los rayos del sol, olores de perfumes, disolventes de pintura y humo de cigarrillo.
  • Ejercicio físico, como esfuerzo intenso e incluso la actividad sexual.
  • Factores climáticos.
  • Medicamentos como anticonceptivos y vasodilatadores.
  • Aditivos y conservantes de los alimentos.

 

Factores de riesgo

 

  • Los cambios hormonales en las mujeres podrían provocar dolores antes o después de la menstruación.
  • Factores genéticos suelen ser causantes de migrañas; si un familiar la ha padecido, es probable que tú también.
  • Edad. La migraña puede iniciarse en la adolescencia, intensificarse hacia los 30 y disminuir su frecuencia e intensidad en las décadas siguientes.
  • Género. Según estudios, las mujeres tienes tres veces más probabilidades que los hombres de sufrir migraña.

 

Unas últimas consideraciones

 

Tener la información correcta, hacer cambios recomendados en el estilo de vida y administrar los medicamentos apropiados y autorizados por el médico te permitirá sobrellevar esta dolencia. Solo así podrás minimizar la frecuencia y la intensidad de su manifestación.

 

Es importante que recuerdes que nunca debes automedicarte, ya que muchas veces las personas creen que porque anteriormente han tratado dolencias con un medicamento, pueden volverlo a utilizar y no es así. Esto también aplica para recetas médicas utilizadas por familiares, amigos o vecinos.

 

Esperamos que esta información haya sido de tu interés y te brinde el contenido de valor que requieres para reconocer cada caso, así como las señales para conocer si eventualmente podrías requerir un tratamiento contra este padecimiento.

 

Síntomas de la migraña tensional

Los tratamientos para sanar la migraña con dolor de leve a moderado, van desde cualquier analgésico como la aspirina, el acetaminofén o el ibuprofeno, hasta intervenciones conductuales o psicoterapia, acompañados de relajación y técnicas del manejo de estrés. Algunos tratamientos obtienen mejores resultados si se mezclan fármacos con terapias conductuales.

Existen varios tipos de migrañas, por ello los síntomas y la gravedad pueden variar de una persona a otra. En este artículo abordaremos la migraña tensional, sus síntomas, causas y algunos consejos para mejorar dicha molestia.

 

 

¿Qué es la migraña tensional?

 

La migraña tensional suele manifestarse como un dolor leve o moderado parecido a tener una venda apretada alrededor de la cabeza. Este es el tipo de dolor de cabeza más frecuente y sus causas no son muy fáciles de identificar.

 

 

Síntomas de la migraña tensional

 

  • Dolor de cabeza leve y continuo.
  • Sensación de tensión o presión en la frente, en los laterales o en la parte trasera de la cabeza.
  • Dolor en los músculos del cuero cabelludo, el cuello y los hombros.
  • No empeora con la actividad física habitual, como caminar o subir escaleras.
  • No se presentan nauseas ni vómitos.
  • Puede presentar molestia a la luz o al sonido.

 

 

Las migrañas tensionales se dividen en dos categorías:

 

Migrañas tensionales episódicas: Estas pueden durar entre treinta minutos y una semana, sin superar los quince días. Lo habitual en este tipo es que aparezca algunas horas después de levantarse y vaya empeorando paulatinamente a lo largo del día, además es extraño que despierte al paciente durante el sueño.

 

Migrañas tensionales crónicas: Este dolor dura horas y puede ser continuo. Si el dolor se extiende más allá de los quince días o más del mes durante un periodo de tres meses, se considera crónico.

 

La migraña tensional se presenta entre los treinta y treinta y nueve años y afecta al 78% de la población.

 

 

Causas de la migraña tensional

 

Las causas de la migraña tensional no son muy claras, pero tiene relación con un umbral del dolor más bajo de lo normal. Es posible que esté relacionada con el estrés, aunque esto no sirve para explicar el síntoma por completo. Veamos las causas asociadas a este tipo de migraña:

 

  • Trastornos del sueño.
  • Problemas con la mandíbula (bruxismo).
  • Vista cansada.
  • Tensión o estrés.

 

Una de las teorías más frecuentes de este tipo de dolor habla de una sensibilidad exacerbada al dolor.

 

Debido a que este tipo de dolencia es muy frecuente tiene un efecto importante en la calidad de vida, puesto que es posible que no nos deje realizar algunas actividades, siendo probable que no podamos tener una jornada laboral completa o que si la tenemos no nos podamos desenvolver de la mejor manera.

 

 

Te puede interesar: Conozca los síntomas para detectar la migraña

 

 

 

Prevención de la migraña tensional

 

Por último, veamos qué podemos hacer para prevenir y tratar mejor las migrañas tensionales, no sin antes hacer la recomendación de consultar un profesional sobre todo si la migraña se presenta de manera crónica, es decir, que dure más de quince días y se presente por más de tres meses.

Veamos que precauciones debemos tomar para minimizar todo lo posible esta molestia:

 

Dieta: Algunos pacientes reaccionan con migraña a ciertos alimentos, por eso debemos detectarlos y evitarlos. Además de esto, tener cuidado con el alcohol, la comida chatarra, el chocolate, los ahumados y los desórdenes alimenticios.

Higiene del sueño: Mantener hábitos de sueño saludables puede ayudarnos a prevenir la migraña.

 

Nivel hormonal: En el caso de las mujeres la migraña se relaciona con los ciclos menstruales y con los anticonceptivos.

 

Técnicas de relajación: La respiración profunda, el yoga, la meditación, y la relajación muscular progresiva, pueden ser de mucha utilidad para controlar los dolores de cabeza de la migraña tensional.

 

No olvides:

 

  • Dormir lo suficiente.
  • No fumar.
  • Hacer ejercicio de forma regular.
  • Comer saludablemente.
  • Beber mucha agua.
  • Evitar el consumo de alcohol, la cafeína y el azúcar.

¿Te duele el lado derecho de la cabeza? Conoce las causas

El dolor del lado derecho de la cabeza está asociado a episodios de migraña y no es de fácil diagnóstico, debido a que no resulta una patología común.  Acompañado a este dolor aparecen los dolores en la zona que rodea al ojo derecho.

Cada vez que alguien experimenta una dolencia en la zona de la cabeza, el cuello, la cara, y sus alrededores, suele afirmar que le duele la cabeza, independientemente de que el dolor se presente como una punzada, pinchazo, presión o dolor constante e intenso. Pese a eso, existen varios tipos de dolor de cabeza. Veamos a continuación los tres tipos más comunes:

Cefalea: Se trata del dolor de cabeza más común, aparece a cualquier edad, sin distinción de sexo y se considera crónica cuando aparece dos veces o más por semana. Las causas más comunes son el estrés, la ansiedad o el consumo de tabaco y cafeína.

Dolor de cabeza: Aparece por una mala postura o por indigestión, la manera más efectiva para combatirlo es el reposo, desaparece en pocas horas.

Migraña: Acá encontramos el dolor de cabeza más intenso e incomodo de todos. Suele ir acompañado de otros síntomas como mareos y problemas de visión. Esta molestia dura aproximadamente setenta y dos horas y es normal que la persona que lo padece este inhabilitada para realizar sus actividades habituales.

Ahora bien, el dolor del lado derecho de la cabeza está asociado con la migraña, la molestia más fuerte de entre los dolores de cabeza. Por consiguiente, a continuación, veremos las posibles causas de esta dolencia.

 

Causas del dolor del lado derecho de la cabeza

  • Los problemas de capacidad visual pueden ser causantes de este tipo de dolor. Forzar la vista al leer, pasar demasiado tiempo frente al computador o esforzarse por ver de forma nítida un objeto que se encuentra lejos. La solución más efectiva es visitar al oftalmólogo.
  • El consumo de tabaco y alcohol de forma excesiva, pueden generar dolor en el lado derecho de la cabeza.
  • El tic doloroso o neuralgia trigeminal se produce debido al nervio trigémico o quinto nervio craneal. Se presenta con un fuerte dolor de cabeza, específicamente en el cráneo, en forma de punzadas en distintas partes de la cabeza y la cara.
  • La artritis temporal también es una causa de esta afección, pasa debido a que las arterias encargadas de suministrar sangre al cerebro pueden causar dolores en la zona derecha de la cabeza, acompañados de dolor en la nuca y cuello. Afecta a las personas de cincuenta años hacia arriba.
  • Un tipo de dolor de cráneo que viene acompañado de presión en la sien, la frente, el cuello y el cuero cabelludo. Es una molestia intensa y puede afectar toda la zona, pero especialmente el lado derecho de la cabeza.
  • El embarazo puede ser una causa también de los dolores del lado derecho de la cabeza. Aparecen durante la fase inicial acompañados de nauseas.
  • El exceso de estrés generado ya sea por presión laboral, problemas familiares, ansiedad, malos hábitos alimenticios, y cansancio.

 

Los factores que debemos tener en cuenta en este tipo de dolor de cabeza, son:

Frecuencia: Revisar si el dolor aparece con mucha frecuencia.

Intensidad: Si el dolor es muy intenso y cuánto tiempo dura.

Otros síntomas: Si el dolor está acompañado de otros síntomas, como: mareos, fatiga y vomito.

 

Conoce sobre: Conoce los tratamientos para la migraña

 

¿En qué momento debo acudir a un especialista?

Debemos acudir al médico si el dolor:

  • Aparece más de dos veces a la semana, durante varios meses.
  • El dolor de cabeza lo despierta.
  • El dolor dura más de dos días.
  • El dolor es más fuerte en las mañanas.
  • Tiene antecedentes de dolores de cabeza.

La mejor manera de evitar estos dolores se establece en un estilo de vida saludable: dieta equilibrada, evitar el consumo de drogas, practicar deporte, y tener en cuenta los descansos.

Para terminar, debemos tener en cuenta que los dolores de cabeza se presentan por cosas simples como una preocupación hasta cosas serias como un tumor. En cualquier caso, hay que tener en cuenta qué tanta incidencia tiene esta molestia en nuestras actividades de rutina y si se presenta de manera inusual o constante. En la mayoría de los casos es importante acudir de manera inmediata a un especialista.

 

 

 

 

Conozca los síntomas para detectar la migraña

Antes de buscar un tratamiento contra la migraña, es de suma importancia evaluar si estamos teniendo los síntomas de la enfermedad y por supuesto, debemos buscar un especialista experto en la materia que trate nuestro problema con profesionalismo y de manera eficaz.

En la mayoría de los casos un paciente no puede detectar que tipo de dolor de cabeza está sufriendo, por ello se recomienda tener presente los síntomas. La migraña puede presentar síntomas muy variados, los más frecuentes son de tipo neurológico, gastrointestinal y sensitivo.

Estos síntomas frecuentes son:

  • Fonofobia y fotofobia: el ruido y la luz pueden molestar terriblemente a una persona que sufre una migraña. En ocasiones incluso algunos olores pueden resultar incómodos.
  • Molestias gastrointestinales: Es muy frecuente la aparición de nauseas, acompañadas o no de vomito.
  • Dolor: la transmisión por el nervio trigémino hace que la migraña sea una cefalea intensamente dolorosa. Puede doler el cuello y los músculos de la cara. También pueden presentar dolores premonitorios, previos a un ataque de migraña.
  • Palidez y cambios en la temperatura de la cabeza.

 

Hay otros síntomas menos específicos, pero pueden resultar de gran ayuda en el momento de hacer el diagnóstico, estos síntomas son: Ansiedad, depresión, insomnio, fatiga, y palpitaciones.

 

Algunos pacientes presentan síntomas premonitorios y también puede aparecer un fenómeno bastante específico de la migraña: El aura.

 

El aura es un fenómeno generalmente de origen visual, aunque no exclusivamente. Aparece unas horas o minutos antes del ataque, podría decirse que avisa la llegada inminente del dolor. En teoría desaparece justo al comenzar este o durante el desarrollo del mismo. Aunque hay pacientes que han referido la aparición del aura después del ataque de migraña, lo que se conoce como aura atípica. Son episodios transitorios de duración variable que suele estar entre los cuatro y los sesenta minutos.

 

El motivo de la aparición del aura deriva del mismo mecanismo que parece producir la migraña: Se han mencionado las pequeñas contracciones de los vasos antes de la dilatación como respuesta.

 

Durante estas contracciones el aporte se sangre a algunas zonas del cerebro disminuye de manera transitoria, pero es suficiente para que aparezcan los signos. Es esa disminución del riego lo que produce la aparición de síntomas visuales, como: puntos, destellos, rayos, imágenes fraccionadas o en mosaico y disminución del campo visual.

Otros síntomas menos habituales, pero que pueden aparecer son: alteraciones de la sensibilidad, como picazón, cosquilleos u hormigueos, movimientos involuntarios de algunas partes del cuerpo, temblores o vértigo. Trastornos del lenguaje o dificultad para hablar.

El aura es importante a la hora de clasificar la migraña. Hace años la clasificación era más compleja, hoy en día, a nivel práctico se clasifica entre migraña con aura o migraña sin aura.

 

Le puede interesar: Conozca las causas del dolor de cabeza

 

Síntomas premonitorios de la migraña

 

Son los síntomas que se presentan incluso algunos días antes de que el paciente sufra el ataque de migraña. A diferencia del aura no se deben a la disminución de aporte sanguíneo transitorio en el cerebro, son muy diferentes de unos pacientes a otros y no se presentan en todos los casos, aproximadamente uno de tres pacientes sufre estos síntomas. Algunos muy frecuentes son:

 

  • Cambios de humor.
  • Cambios en la visión, olfato o audición.
  • Fatiga.
  • Lentitud en la actividad cerebral: parece que el cerebro funciona más despacio.
  • Ansia por consumir alimentos como el chocolate.
  • Dolores en el cuello y los músculos de la cabeza.
  • Bostezos incontrolados.

 

Generalmente suelen desaparecer con el dolor, aunque algunas alteraciones pueden permanecer unas cuantas horas.

 

Aunque no existe una edad exacta en que aparece la migraña, las más comunes son la adolescencia y en la edad adulta, aproximadamente los treinta años. Suele presentarse más en mujeres que en hombres y las causas van desde factores genéticos hasta malos hábitos alimenticios.

 

Por último, tenga en cuenta que los dolores de cabeza pueden aparecer algunas veces de manera corta y suave, y otras veces ser tan fuertes que pueden afectar el desarrollo de su rutina y su vida en general.

Conoce los síntomas de la migraña vestibular

La migraña vestibular es un trastorno que combina el dolor de cabeza punzante o cefalea con síntomas vestibulares y audiológicos como el vértigo, es decir, que en esta forma de migraña los síntomas principales se relacionan con mareos, con el sistema de equilibrio y el control espacial. Este problema afecta al 1% de la población y posiblemente a más debido a que muchos casos no son diagnosticados.

 

Aunque esta enfermedad se muestra en dos síntomas muy claros, que son el dolor de cabeza y los mareos, están más presentes los segundos, siendo el vértigo el síntoma más recurrente.

 

Entre otros síntomas de la migraña vestibular encontramos los dolores de oído y los trastornos en músculos que comprenden la capacidad motriz de los ojos. La migraña vestibular tiene síntomas muy parecidos al Síndrome de Méniere, por lo que dificulta el diagnóstico y por ende, el tratamiento a seguir.

 

¿Qué síntomas presenta una persona que tiene migraña vestibular?

 

Los síntomas de esta enfermedad son similares a los de una migraña común, salvo por los síntomas relacionados con el equilibrio, tales como: el vértigo, siendo este su principal síntoma. El mareo es el otro síntoma significativo de esta afección, el cual provoca sensación de inestabilidad y de inseguridad en el espacio donde nos encontramos, dolor cuando se mueve la cabeza de manera brusca para cualquier lado, fotofobia o sensibilidad a la luz, sensibilidad a los ruidos, y muchas veces visión borrosa.

 

En algunos casos el paciente siente un sonido agudo o zumbido en los oídos, desequilibro ante los movimientos rápidos, además los pacientes que padecen este tipo de migraña pueden tener dificultades para concentrarse y problemas de memoria, a corto y largo plazo.

 

El paciente con esta dolencia no puede realizar actividades comunes como leer dentro de un automóvil en movimiento, ya que sentirá opresión sobre las sienes y tensión en la nuca. Como consecuencia a los síntomas del equilibrio, la persona podrá desarrollar ansiedad, crisis de pánico debido a la desorientación, episodios de depresión cuando ve que el problema no desaparece y niveles altos de estrés. Por lo tanto, un deterioro en la calidad de vida, en sus relaciones laborales, familiares, sociales, llegando incluso a evitar los espacios públicos.

 

Esta afección afecta más a mujeres que a hombres, se presenta entre los trece y treinta años.

 

Le puede interesar: Conozca las causas del dolor de cabeza

 

¿Cómo se trata una migraña vestibular o migraña del equilibrio?

 

Esta enfermedad debe ser abordada clínicamente con una combinación de pruebas vestibulares y tratamiento médico específico. Puesto que los síntomas se asemejan a síntomas de otras migrañas o afecciones, es recomendable que el médico que de el diagnostico sea especializado en otoneurología.

 

Por lo general el tratamiento incluye medicamentos, rehabilitación vestibular, y cambios en el estilo de vida de los pacientes: dieta, calidad de sueño y manejo del estrés.

 

Como primera medida se debe buscar el alivio de la cefalea o dolor de cabeza, haciendo lo posible por reducir el número de episodios diarios. Los medicamentos más usados son los que incluyen betabloqueadores, neuromoduladores, anticonvulcionantes y antidepresivos.

 

Algunos especialistas tratan al paciente con métodos no farmacológicos, haciendo rehabilitación vestibular, con los que se busca reducir los síntomas que traen consigo la migraña. A grandes rasgos este método conlleva un conjunto de ejercicios y técnicas que ayudan a mejorar los reflejos vestíbulo oculares y a estabilizar la mirada.

 

A manera de conclusión, es recomendable motivar a los pacientes que padecen este tipo de migraña para que modifiquen algunos hábitos en su estilo de vida; Haciendo una notable disminución del trabajo, aumentando la cantidad de ejercicio diario, cambiando drásticamente sus hábitos alimenticios, evitando los alimentos de sabores u olores muy fuertes, condimentados, o de difícil digestión. En definitiva, trabajar en actividades que despejen nuestra mente y nos mantengan relajados.

Cinco tipos de dolor de cabeza

El dolor de cabeza es más habitual de lo que parece, incluso ha llegado a ser incapacitante cuando su intensidad y frecuencia afecta las actividades cotidianas.

 

En la mayoría de los casos las personas no pueden identificar qué tipo de dolor de cabeza están sufriendo, ni sus causas; por ello es recomendable que, cuando son dolores fuertes y frecuentes, se tengan presentes los síntomas y las actividades realizadas previamente para definir una posible causa y tratamiento. Tenga en cuenta que, así como hay dolores momentáneos y leves, hay otros que pueden llegar a afectar su rutina y ser resultado de algún tipo de enfermedad o afección.

 

Le puede interesar: Neurofisiología: valoraciones y diagnósticos como base para identificar problemas psicológicos y neurofisiológicos.

 

Hay más de 150 tipos de dolor de cabeza reconocidos, cada uno con causas y síntomas definidos, sin embargo, estos se organizan en 2 categorías específicas: Cefaleas primarias y secundarias. A continuación, se las aclaramos para que, a futuro, pueda descifrar el dolor que padece.

 

Cefaleas Primarias (Dolor de cabeza primario)

 

Son aquellos dolores de cabeza que se presentan sin haber sufrido un trastorno físico. Algunos se producen al ejercer algún esfuerzo, al tener relaciones sexuales o por crioestímulo (contacto con algo frío), sin embargo, otras tienden a ser crónicas y por factores musculares o nerviosos.

 

Cefalea tensional

Es la más común y se presenta a raíz de la tensión muscular en cuello, cara y mandíbula. Es producida por estrés o malas posturas y el dolor se focaliza en ambos costados de la cabeza con sensación de presión constante. Si este dolor de cabeza no se trata a tiempo con ejercicios de relajación, puede volverse crónico y aumentar su intensidad.

 

Cefalea migrañosa

En este caso, el dolor de cabeza se presenta solo a un costado, durante horas o días, con intensidad moderada hasta grave y sensación pulsante. Las causas varían según la persona y en ocasiones vienen acompañadas de síntomas que afectan la visión, que llegan a producir náuseas y hasta hipersensibilidad. Para tratarse es necesario tomar antiinflamatorios, aunque cuando es crónico, se debe contar con tratamientos para la migraña formulados.

 

Cefalea en racimos

Es el tipo de dolor de cabeza menos frecuente, pero es el más intenso de todos. El dolor se concentra alrededor de un ojo, provocando hinchazón y lagrimeo constante. Se presenta por cortos periodos de tiempo (de 15 a 80 minutos), y su nombre deriva de la agrupación de ataques simultáneos.

 

Cefalea tusígena

Se produce por ataques intensos de tos, seguido por náuseas, trastorno del sueño y vértigo.

 

Cefalea hípnica

En este caso el dolor de cabeza se produce durante el sueño, obligando a la persona a despertarse, por su intensidad. Es más común en personas mayores de 50 años y sus síntomas son similares a los de la migraña.

 

Cefaleas Secundarias (Dolor de cabeza secundario)

Son dolores de cabeza que aparecen como consecuencia de accidentes y trastornos físicos que producen lesiones cerebrales perjudiciales. El dolor y tratamiento depende de la causa, las más comunes son:

 

  • Traumatismo, golpes en el cráneo o en las cervicales.
  • Trastorno vascular, como consecuencia de problemas cerebrovasculares.
  • Por consumo abusivo de sustancias como alcohol, monóxido de carbono, cocaína, etc.
  • Infecciones como meningitis, infecciones sistémicas, parasitosis, etc.

 

Le puede interesar: Conozca las causas del dolor de cabeza

 

Como se puede ver, son variadas las causas que producen un dolor de cabeza, sin embargo, es necesario que cuando el dolor es crónico e intenso, se visite a un especialista para que se encargue de brindar un tratamiento óptimo y acorde al problema. Si desea una asesoría o mas información al respecto, no dude en contactarnos.

 

Conozca las causas del dolor de cabeza

El dolor de cabeza o cefalea, es uno de los dolores más comunes en la humanidad, pero, según su intensidad y ubicación, se puede indicar el tipo de dolor con el que estamos tratando.

 

Los dolores de cabeza se han agrupado en 2 tipos, de ellos deriva un listado de dolores específicos entre los cuales puede variar la causa, el tratamiento y las complicaciones. Los dolores de cabeza primarios son producidos por causas naturales o genéticas, entre estos se incluye la migraña, las cefaleas tensionales, las cefaleas en racimo y otras. Por otro lado, los dolores de cabeza secundarios son causados por factores externos u afecciones médicas como tumores cerebrales, lesiones, infecciones o medicamentos.

 

Le puede interesar: Lo que necesitas saber sobre la neurofisiología

 

Ahora bien, para conocer las causas que producen los dolores de cabeza, es necesario tener en cuenta los factores que le acompañan, conocerlos ayudará a dar un tratamiento adecuado. Lo ideal es siempre tener presente:

 

  • Frecuencia: 1 vez a la semana, 1 vez al día, esporádicamente.
  • Duración: Segundos, minutos, horas.
  • Ubicación: Sobre los ojos, en la sien, en la nuca, a un lado de la cabeza, en el cuello.
  • Posible detonante: Luz, frío, ruido.
  • Intensidad: Leve, moderado o severo.
  • Tipo de dolor: Punzante, agudo o intermitente.
  • Momento: Mañana, tarde o noche.
  • Síntomas adicionales: Náuseas, visión borrosa, sensibilidad, fiebre, etc.

 

Que un especialista conozca estos detalles facilitará encontrar la posible causa del dolor de cabeza, aun así, para el caso de la migraña, la cefalea tensional y en racimo, se han determinado causas específicas que explicaremos a continuación.

 

Dolor de cabeza tensional

Como su nombre lo indica, es producido por tensión muscular presente en cuello, hombros, rostro, mandíbula o cuero cabelludo. Su ubicación es usual en ambos lados de la cabeza y suele iniciar desde la parte posterior hacia la zona frontal. Sus causas son:

 

  • Estrés, depresión o ansiedad.
  • Traumatismos que impiden el movimiento total del cuello y de la cabeza.
  • Mala postura.

 

Migraña

Es un dolor que viene acompañado por otros síntomas como náuseas, vómito e hipersensibilidad al ruido o a la luz, en este caso se presenta un dolor punzante a un lado de la cabeza, el cual empeora con el movimiento. Como tratamiento para la migraña se recomienda tomar analgésicos mientras el dolor sea leve, en caso de ser repetitivo es ideal acudir a un especialista para que formule un tratamiento completo. Sus causas son:

 

  • Consumo de alimentos grasos.
  • Falta de sueño.
  • Consumo de alcohol o tabaco.
  • Exposición a ruidos y luces muy fuertes.

 

Dolor de cabeza en racimo

Tienden a tener un efecto rebote e intermitente, su causa más común radica en el consumo excesivo de medicamentos o analgésicos.

 

Sin embargo, hay otras causas generales que pueden producir dolor de cabeza:

 

  • Resfriado o fiebre.
  • Cambios hormonales.
  • Presión arterial alta.
  • Accidentes cerebrovasculares, infecciones y/o tumores.
  • Intoxicación.
  • Apnea del sueño.
  • Bruxismo.
  • Sobreexposición al sol.
  • Cáncer.
  • Genética.
  • Obesidad.
  • Problemas de visión.
  • Cansancio.
  • Ayuno.
  • Esfuerzos.
  • Cambios radicales de clima o luz.

 

Le puede interesar: ¿Qué hacer cuando su hijo sufre de dolor de cabeza?

 

Independientemente de las causas que provoquen un dolor de cabeza, es necesario visitar a un especialista cuando el dolor supera los 5 días, o su intensidad le afecta para realizar sus actividades cotidianas. La ingesta de analgésicos y mejorar su estilo de vida le ayudará a calmar el dolor, si este persiste consulte a su médico o contáctenos para más información.

Menú
Servicios