10 Factores de riesgo del Síndrome de Apnea-Hipoapneas del sueño

 

La Sociedad Española de Sueño (SES) describe a la apnea de sueño como un síndrome respiratorio relacionado directamente con un padecimiento cardíaco y metabólico. Provoca  trastornos de índole cognitiva y conductual, además de una somnolencia diurna excesiva. ¿Cuáles son los factores de riesgo que pueden provocar o agravar la enfermedad?

También te va a interesar: Colapso en vías respiratorias por apnea obstructiva, conoce la solución

10 Factores de riesgo del Síndrome de Apnea-Hipoapneas

Durante un episodio de SAHOS, se produce una repetida y peligrosa obstrucción de la vía aérea superior (VAS) del paciente mientras este duerme. La VAS es la responsable de trasladar el aire a los pulmones, y durante la apnea este flujo se ve impedido. A continuación mencionamos cuáles son sus principales factores de riesgo:

  1. Edad. Los adultos mayores que sobrepasan los 65 años tienen una propensión mayor al síndrome. Los hombres tienen una probabilidad del 51% y las mujeres del 39% de desarrollar dicho trastorno.
  2. Género. Aunque los especialistas no han podido llegar a una conclusión clara al respecto, lo que sí admiten es que existe un riesgo mayor en los hombres que en las mujeres . Esto se puede deber a motivos hormonales o a los depósitos de grasa en el cuerpo humano.
  3. Menopausia. Si bien los hombres son más proclives a presentar la enfermedad, las mujeres no están exentas. Durante la menopausia, los índices de estrógenos y progesterona van a la baja, lo que puede favorecer la aparición del SAHOS.
  4. Obesidad. Si una persona almacena una cantidad de grasa mucho mayor a la que necesita para vivir, esto no solo afecta a su cuerpo de una manera estética, sino también morfológica. El tamaño de la VAS se ve reducido debido al bajo tono muscular del organismo.
  5. Consumo de alcohol. El alcohol actúa como depresor del sistema nervioso central, lo que,a su vez, afecta al sistema respiratorio, ya que disminuye la dilatación de los músculos de la faringe. 
  6. Consumo de narcóticos, barbitúricos y benzodiazepinas. Al igual que el alcohol, estas sustancias son depresoras del sistema nervioso central. Dificultan la dilatación de los músculos de la faringe, impidiendo así la correcta entrada de aire al organismo del paciente.
  7. Tabaquismo. Este hábito produce inflamación de la mucosa nasofaríngea que afecta a la VAS.
  8. Morfología craneofacial. Los cambios anatómicos en las recientes generaciones son un hecho incuestionable. Este proceso evolutivo, originado por una mayor masa cerebral y cambios drásticos en la dieta humana a lo largo del tiempo, trae consigo un aumento de incidencia de SAHOS en la población.
  9. Hipotiroidismo. Cuando la glándula tiroides no produce suficiente hormona tiroidea. la VAS también se ve afectada. La apnea durante el sueño es una de las consecuencias menos conocidas del hipotiroidismo, opacada por el aumento de peso y el letargo que lo caracterizan. Sin embargo, hay que tenerla muy en cuenta ya que posee la misma importancia.
  10.  Enfermedades neuromusculares. Como sucede con el alcohol y los narcóticos, el padecer una enfermedad de este tipo afecta a los músculos faríngeos, además de debilitar la fuerza del diafragma. Todo esto provoca que el sistema respiratorio se vea comprometido, lo cual causa que la SAHOS pueda presentarse como una complicación del cuadro clínico ya existente. Las personas con este tipo de historial deben incrementar sus medidas de seguridad.

Ninguno de estos factores son excluyentes el uno del otro. Hay quienes pueden presentar dos o más de ellos a lo largo de su vida, lo que se traduce en un mayor riesgo de sufrir de SAHOS. Es importante acudir un centro especializado en cuanto detectamos algún síntoma.

Colapso en vías respiratorias por apnea obstructiva, conoce la solución

En este texto abordaremos qué es la apnea del sueñocuáles son sus consecuencias en la vida de las personas y las distintas soluciones que quien la padece puede abordar para mejorar su calidad de vida.

¿Qué es el colapso en vías respiratorios causado por apnea obstructiva?

La apnea de sueño es un padecimiento grave que provoca que, mientras duerme, la respiración de la persona se detenga por unos segundos para después reanudarse. Esto sucede porque, como su nombre lo indica, las vías respiratorias de la persona colapsan cuando los músculos de su garganta se relajan, a tal punto que se contraen, obstruyendo el paso del aire a las vías respiratorias.

También te va a interesar: Características del síndrome de apnea del sueño. 

Síntomas de alerta que el paciente puede notar

  • Sentirse somnoliento durante el día.
  • Sensación de asfixia al despertar.
  • Despertar con dolor de cabeza o dolor de garganta.
  • Dificultad de concentración diurna.
  • Sensación de boca seca.
  • Cambios injustificados de humor.
  • Disminución de la libido.

Síntomas de alerta que pueden ser detectados por un observador

  • Fuertes y consecutivos ronquidos por las noches. No todas las personas que sufren apnea del sueño roncan, pero, sin duda, es un fuerte aviso de un problema mayor si los ronquidos van a acompañados de uno o más de los síntomas que se enlistan.
  • Episodios donde la respiración se detiene cuando la persona duerme.
  • Sudoración nocturna.

¿Cuáles son las consecuencias de sufrir una apnea de sueño?

  • Sufrir de fatiga y somnolencia. Aunque la persona no lo sepa, no ha descansado bien durante la noche, debido a que su respiración se ha visto varias veces interrumpida, lo cual le provoca cansancio que a su vez le genera cambios de humor.
  • Problemas del corazón. La presión arterial aumenta cuando el cuerpo se ve privado de valiosos segundos de oxígeno.
  • Aumento de la posibilidad de sufrir glaucoma.
  • Problemas de relaciones interpersonales, pues las personas evitarán en lo posible dormir con alguien que ronca fuerte y repetidamente, ya que su propia calidad de sueño se ve afectada.

¿Cómo solucionar este problema?

  • En caso de sufrir de obesidad, es necesario disminuir el peso corporal.
  • Practicar ejercicio con regularidad.
  • Evitar o disminuir el consumo de alcohol y tabaco.
  • Utilizar bajo prescripción médica medicamentos para alergia.
  • Utilizar antes de dormir un descongestionante nasal.
  • Dormir en posiciones de lado, evitar dormir boca arriba.
  • No ingerir medicamentos sedantes o tranquilizantes (mucho menos cuando estos no son recetados por una autoridad competente en la materia).

¿Y en casos severos?

En caso de que la apnea sea más severa, la persona debe de recurrir a un médico que le puede sugerir alguno de estos tratamientos:

  • Presión positiva en las vías respiratorias. En donde una máquina proporciona al paciente oxígeno mientras duerme.
  • Boquilla (dispositivo oral). También suministra oxígeno a la persona, de una manera distinta a la presión positiva en las vías respiratorias.
  • Extirpación quirúrgica de tejido que obstruye la entrada de aire a los pulmones, ya sea por medio de la extirpación de las amígdalas o las adenoides.
  • Cirugía de mandíbula para mover la parte superior e inferior de la mandíbula hacia adelante.

Si tú eres una persona que sufre de apnea, es muy importante que, dependiendo de la gravedad de tu condición, con ayuda de un médico, recurras al tratamiento que mejor se adapte a tus necesidades. No olvidemos que las consecuencias físicas, mentales y emocionales que produce una apnea son reales y pueden ser muy severas si no se les trata a tiempo.

Es indudable que una buena calidad de sueño se ve reflejada en una buena calidad de vida. Dormir es una de las cosas más importantes y necesarias del ser humano para funcionar de manera óptima en todas sus actividades diarias.

Síndrome de apnea obstructiva del sueño en población adulta, características

Durante el sueño, los músculos del cuerpo entran en relajación y mantienen la garganta abierta para que el aire fluya a los pulmones. Si tienes la garganta estrecha o padeces alguna enfermedad que dificulte ese proceso, sufres de la llamada apnea del sueño.

¿Cuáles son las causas probables?

Cuando el cerebro manda la señal a los músculos de la garganta, se contraen en el área superior, llamada laringe, impidiendo tu respiración momentáneamente, provocando la disminución de oxígeno en la sangre y, por ende, pausas que te dificultan la respiración. Estas duran más de diez segundos; además, tus familiares o pareja pueden captar la emisión de un ronquido.

Los motivos que producen esta condición:

  • Un maxilar inferior que es corto en comparación con el maxilar superior.
  • Irregularidades en el paladar.
  • Base de la lengua grande.
  • Obesidad.
  • Adenoides y amígdalas grandes.

Los hombres tienen más probabilidades de sufrir esta afección que las mujeres. La Dra. Reena Mehra, especialista en problemas del sueño dice: “Por ejemplo, las mujeres posmenopáusicas tienen mayores probabilidades en comparación con las mujeres premenopáusicas”.

¿Cómo identificar la enfermedad y cuáles son los síntomas?

La apnea no tratada por un especialista provoca los siguientes síntomas generales:

  • Cansancio al despertarte.
  • Somnolencia durante el día.
  • Dolores de cabeza generales.
  • Puede desembocar en depresión, irritabilidad, disminución de la capacidad de concentración y baja autoestima. Por ende, tienes más riesgos de sufrir accidentes laborales y automovilísticos.

Hay un patrón nocturno que caracteriza este síndrome, el cual se estructura en las siguientes fases:

  • Realizas un ronquido.
  • Le sigue un silencio, que es cuando cesa tu respiración.
  • Emites un resoplido para reiniciar la respiración.

Si no tratas tu enfermedad a tiempo, se incrementa la posibilidad de cardiopatía isquémica severa como los infartos, hipertensión arterial y angina de pecho, además de accidentes cerebrovasculares. Si te descuidas, puede provocarte la muerte.

¿Cómo te diagnostican?

El doctor especializado en estos casos te recomendará una polisomnografía, la cual consiste en pasar una noche en una clínica del sueño para evaluar el flujo de tu respiración, el nivel de oxígeno en la sangre, la funcionalidad de tu corazón y la calidad del sueño.

 

¿Cuál es el tratamiento que debes seguir?

En caso de que sufras de obesidad, es recomendable que bajes de peso con la finalidad de eliminar la grasa en manos de un nutricionista. También es aconsejable dormir bocarriba y evitar la ingesta de alcohol, los cigarrillos y somníferos.

Si presentas anomalías en las vías nasales, un otorrinolaringólogo te recomendará una corrección del tabique nasal o una resección del paladar blando llamada uvulofaringopalatoplastia. También la creación de un abertura en la tráquea o la extirpación de las adenoides permitirá el paso del aire por la garganta. El médico está autorizado para realizarte varias cirugías a la vez, si las circunstancias lo ameritan. El porcentaje de pacientes con probabilidades de éxito es de 30 % a 50 %, y aumenta cuando el paciente es delgado.

Para corregir tu mordida, puedes optar por aparatos dentales que te colocas en la noche para aumentar la abertura de tu paladar.

Otro tratamiento para aliviar tus síntomas es la presión positiva por aire. Permite que las vías respiratorias (nasales o buconasales) funcionen con normalidad. Es realizada con un aparato conectado entre un compresor de aire y una máscara. Este procedimiento no garantiza la cura pero alivia tus síntomas. Es recomendable si estás perdiendo peso. Al igual que los aparatos dentales, se pone en práctica durante el sueño de la noche.

Por último, recuerda: la persona que duerma contigo y tú tenéis que estar pendientes si emites algún síntoma (el más notable es el ronquido), para que acudas a un especialista cuanto antes.

También te va a interesar: ¿Cómo afecta la apnea del sueño en el rendimiento académico de tu hijo

¿Qué ocurre con los adultos que padecen apnea obstructiva del sueño?

¿Eres de las personas que roncan mientras duermen? ¿O son tu pareja o tus padres quienes lo hacen? Si la persona que ronca mientras duerme es adulto mayor, debes tomar precauciones. En lugar de molestarte con quien no te deja dormir con sus ronquidos, infórmate correctamente sobre la apnea del sueño.

 

Es normal que en la edad adulta ronquemos mientras dormimos. Existen estudios clínicos que demuestran que los hombres roncan tres veces más que las mujeres. Esto puede ser a consecuencia de la obesidad, tener una lengua larga que por las noches bloquee total o parcialmente la garganta o un maxilar inferior más pequeño que el maxilar superior. A este bloqueo temporal se le conoce como apnea obstructiva del sueño.

 

Una vez que la garganta se bloquea por unos pocos segundos, aproximadamente 10, el organismo de la persona responde con desesperación de tal manera que se despierta y cambia su postura a fin de facilitar su respiración. En consecuencia, puede costar trabajo volver a conciliar el sueño.

 

Pero, en el caso de las personas mayores de 65 años, debes extremar precauciones si tienen el hábito de roncar mientras duermen. Las consecuencias van más allá de la somnolencia.

 

 

 

También te va a interesar: “Estudio del sueño. Relación entre el dormir bien con la actividad cerebral”.

 

 

 

Consecuencias causadas por la apnea obstructiva del sueño

 

1. Problemas cardiacos. El adulto envejecido que noche tras noche suspende su sueño por culpa de obstrucciones respiratorias tiene altas probabilidades de sufrir un infarto. Cuando los pulmones se quedan sin oxígeno, la presión arterial incrementa para buscar desesperadamente el reabastecimiento de este gas vital. Si el proceso se repite continuamente, se ven afectadas las funciones del corazón.

 

2. Somnolencia. Un adulto mayor con apnea obstructiva del sueño puede repetir una y otra vez estos bloqueos en su respiración, por lo que en el día tiene sueño por no haber logrado un descanso continuo durante la noche. Al no tener un sueño suficientemente reparador, la persona presenta deficiencias en sus niveles de vitaminas y de oxigenación en su organismo, lo que incrementa las posibilidades de padecer anemia. Si tú tienes este problema y también padeces diabetes, tu sistema inmunitario se debilitará todavía más.

 

3. Demencia. Si tienes esta apnea y estás envejecido, con el transcurso del tiempo, al no dormir bien durante las noches, las funciones de tu cerebro se irán deteriorando, las conexiones neuronales se debilitarán y tienes altas probabilidades de padecer demencia. La demencia es precedida por la pérdida del control emocional (Organización Mundial de la Salud, 2019). Puede iniciar este proceso con olvidar cosas tan básicas como el lugar donde pusiste tus lentes o tus llaves, hasta no poder reconocer a las personas que más quieres.

 

 

 

Consecuencias causadas por la apnea obstructiva del sueño

 

 

 

Recomendaciones finales

 

Si tienes un familiar envejecido que padezca obstrucciones respiratorias mientras duerme, no pienses que se debe a un mal hábito personal o a que se trata de una persona desconsiderada. Si eres tú quien presenta este problema, atiende a lo siguiente:

 

  • 1- Disminuye tu consumo de alcohol o tabaco. Procura dormir de lado y no boca arriba a fin de disminuir las obstrucciones de la garganta.
  • 2- No caigas en el error de recetarte tú mismo medicamentos para dormir más. No se trata de un simple problema respiratorio o un desajuste pasajero del sueño. Es importante acudir con un especialista en salud cerebral y del sistema nervioso para que determine las causas de las obstrucciones respiratorias y establezca un tratamiento adecuado. Una polisomnografía es un estudio que te aplicará el especialista para conocer tus hábitos de sueño.

 

La vejez es una etapa que debe disfrutarse, incluso durante el sueño. Cuida de tus padres envejecidos y cuídate a ti mismo si ya estás por encima de los 65 años. Acude con un especialista en salud neurológica.

 

¿Cómo afecta la apnea del sueño en el rendimiento académico de tu hijo?

Todos sabemos que dormir bien es muy importante para nuestro desarrollo tanto físico como psicológico y que no se trata solo de la cantidad de horas de sueño, sino de la calidad del mismo. La apnea del sueño es una de las causas más frecuentes de la mala calidad en el sueño, y puede afectar el rendimiento académico de tu hijo.

 

¿Qué es la apnea del sueño?

 

Se trata de uno de los trastornos de sueño más frecuentes y se define como un problema que afecta la respiración de quien la sufre mientras duerme, debido a una obstrucción en el flujo de aire hacia los pulmones.

 

Esta obstrucción puede ser ocasionada por los músculos de la garganta que se relajan mientras dormimos. Este problema también lo pueden sufrir los niños cuando tienen una garganta más estrecha o amígdalas agrandadas que durante el sueño bloquean la vía respiratoria, provocando pausas de por lo menos 10 segundos.

Tipos de apnea

 

  • Apnea obstructiva: ausencia de flujo en la vía aérea ocasionada por una obstrucción o bloqueo en garganta o nariz. Es la más común.
  • Apnea central: se debe a alguna insuficiencia cardiaca o lesión que involucre el cerebro. A veces la vía aérea no está obstruida pero el aire no circula porque el cerebro no da la orden de respirar.
  • Apnea mixta:  presenta las dos fases de apnea anteriores. Es la menos común.

 

Si bien se trata de un proceso multidisciplinario, a menudo el tratamiento de la apnea infantil abarca desde cambios en la alimentación y la rutina del niño, hasta la implementación de una mascarilla facial que permite la presión correcta de aire al dormir. En algunos casos también se recurre a la extirpación quirúrgica de las amígdalas.

 

También te va a interesar: ¿Cuándo debemos llevar al niño a un neuropediatra?

Cómo saber si tu hijo no duerme suficiente

 

Presta atención a los siguientes síntomas:

 

  • Ronca por las noches y por el día respira por la boca.
  • Adopta posiciones extrañas al dormir.
  • Presenta somnolencia diurna, se queda dormido en clase o en trayectos cortos (como de la escuela a casa).
  •  Tiene dolor de cabeza al levantarse y le cuesta trabajo despejarse.
  •  Presenta problemas de atención en clase.
  • Tiene cambios de conducta, está nervioso o irritable.

 

Si observas estos síntomas, quiere decir que tu hijo no está durmiendo lo suficientemente bien o que probablemente presenta algún trastorno del sueño, por lo que deberás buscar la ayuda de un especialista para determinar el diagnóstico y tratamiento adecuados.

 

Cómo saber si tu hijo no duerme suficiente

 

Apnea del sueño y rendimiento académico

 

Dormir profundamente nos ayuda a mantenernos sanos. En el caso de los niños, el sueño ayuda al proceso del crecimiento, concentración y desarrollo hormonal, ya que el cuerpo regenera células y libera diferentes hormonas que nos ayudan a combatir enfermedades.

 

Una mala calidad de sueño puede afectar el rendimiento académico de tu hijo. Durante el sueño, el cerebro se oxigena, lo que le permite procesar la información obtenida durante el día, fijando mejor su aprendizaje. Además, un buen sueño permite mejorar la concentración y atención a los detalles, coordinar el lenguaje y las ideas.

 

En algunos casos, los niños con apnea del sueño presentan algunas alteraciones de conducta y del carácter como agresividad o hiperactividad, que pueden afectar su relación con compañeros y profesores al mostrar conductas antisociales. También pueden desarrollar un déficit de atención-hiperactividad, lo que desencadenará un bajo rendimiento escolar.

 

Por ello es muy importante poner atención a los hábitos de tu hijo y acudir con el especialista en caso de sospecha de algún trastorno de este tipo. Recuerda que un diagnóstico oportuno y su tratamiento son importantes para prevenir cualquier complicación que inhiba el correcto crecimiento y desarrollo físico y neurológico del menor.

 

5 tips para evitar la apnea del sueño en los más pequeños de la casa

La apnea del sueño, que conocemos comúnmente como ronquidos o paradas de respiración mientras la persona duerme, puede darse también en niños. No es un trastorno frecuente, pero, según estadísticas, un 3 % de la población infantil padece este problema. En concreto, se llama apnea obstructiva del sueño. Vamos a hablarte de cómo solucionar este problema en niños.

 

Aprende a detectar si tu hijo padece apnea obstructiva

 

Es muy fácil averiguar si tu hijo padece esta condición médica al ver que manifiesta lo siguiente:

  • Ronca con sonidos fuertes mientras duerme.
  • No tiene sueños reparadores, está soñoliento de día.
  • Duerme intranquilo.
  • Intervalos de ronquidos con pausas entre ellos.

¿Cuáles son las causas de la apnea obstructiva en niños?

 

La apnea se da porque los tejidos de la garganta se relajan (por ello sucede mientras dormimos), de tal manera que pueden llegar a obstruir parcial o totalmente la entrada y salida de aire en la tráquea, produciendo el sonido del ronquido. Esto puede suceder si tu hijo tiene alguno de estos problemas de salud:

 

  • Hipertrofia adenotonsilar: las glándulas adenoides son demasiado grandes. Probablemente el médico te recomiende extirparlas mediante una sencilla intervención.
  • Obesidad infantil: igual que puede suceder en adultos, el exceso de grasa puede comprimir las vías aéreas, produciendo los ronquidos nocturnos.
  • Alergias o resfriados: cuando tu hijo tiene síntomas respiratorios como congestión nasal, inflamación de garganta y similares. Solo sucede en el tiempo que dura la alergia, resfriado o lo que la haya provocado.
  • Síndromes craneofaciales: si es que existen malformaciones que afectan las vías aéreas, lo que altera la garganta o las vías respiratorias provocando los ronquidos.
  • Enfermedades neuromusculares: son enfermedades de carácter progresivo y para detectarlas necesitarás consultar a un especialista del sistema neuromotor.

También te va a interesar: Apnea del sueño: detecte a tiempo si su niño sufre de este síndrome

5 tips contra la apnea obstructiva en niños

 

Primero, identifica si una de las causas que hemos mencionado anteriormente es la que origina el problema. Si solo se trata de un resfriado, bastará con anticongestivos y productos similares que puedes adquirir fácilmente en las farmacias. Si el problema es más grave, requerirá consultar a especialistas médicos.

 

Aprende a detectar si tu hijo padece apnea obstructiva

 

Si los médicos detectan que la causa es hipertrofia adenotonsilar o malformaciones en los músculos que rodean la garganta, es posible que tenga que someterse a una sencilla cirugía. Algunos consejos que te pueden ayudar en casos leves y pasajeros, o mientras esperas a que la causa que lo provoque sea tratada, son:

 

1. Evitar la obesidad. En algunos niños es suficiente una ligera obesidad para roncar.

2. Vigila la medicación que está tomando tu hijo. Algunos fármacos provocan la relajación muscular de la garganta, como los tranquilizantes o relajantes musculares. Consulta los efectos secundarios de los medicamentos que esté tomando tu hijo para saberlo.

3. Dormir ligeramente elevado, unos 30º. Puedes conseguirlo con camas regulables o colocando cómodos cojines.

4. Es mejor que el niño duerma de lado que boca arriba, ya que boca arriba se comprime más la musculatura de la zona.

5. Utiliza tiras o aparatos especiales que facilitan la respiración por la noche. Si ya has probado todo lo anterior y no funciona, prueba las tiras que se venden en farmacias para abrir los conductos respiratorios.

 

Si tampoco es suficiente, hoy en día existen aparatos como el CPAP, que consiste en una especie de mascarilla conectada a un tubo que evita el colapso de las vías aéreas durante la noche. También está la boquilla, un aparato bucal que mantiene abierta tu garganta mediante la presión en la mandíbula.

 

Tratarla es fundamental

 

Recuerda que la apnea obstructiva del sueño se considera una enfermedad grave. Pero, como ves, detectarla y tratarla es muy simple, sobre todo si consigues llegar a la causa del asunto.

¿Qué es el CPAP y para qué sirve?

La terapia de presión positiva sobre las vías respiratorias, abreviada en inglés CPAP, está entre uno de los tratamientos más comunes para la apnea del sueño. Esta terapia utiliza un aparato que consiste en colocar una máscara en la nariz del paciente para lograr una presión positiva continua en las vías respiratorias y con esto evitar los ronquidos y otros síntomas.

 

¿Cuándo se debe usar regularmente la presión positiva?

Los médicos suelen recomendar el uso de la presión positiva sobre las vías respiratorias cuando el paciente presenta síntomas de apnea moderada a severa. Por ende, el paciente deberá valorar su calidad de vida para usar este método terapéutico.

 

Uno de los problemas que el paciente suele encontrar al decidir usar este método es la incomodidad al momento de estar en su cama. Esto debido a que quita independencia al movimiento durante el sueño. Cuando dormimos generalmente nos movemos de un lado hacia otro en busca de la posición más confortable. Esto es uno de los puntos en que el paciente se verá puesto a prueba las primeras noches de uso.

 

Los médicos calificados especialistas del sueño afirman que se debe tener paciencia para que logre adaptarse a este nuevo estilo de vida, ya que con el tiempo todos terminan acostumbrándose.

 

De esta manera garantizan obtener un mejor nivel de vida suprimiendo los trastornos que implican no tratar la apnea del sueño.

 

El médico deberá hacer un ajuste de la presión positiva que cada paciente debe usar. Este ajuste va respaldado por un estudio polisomnográfico que generalmente se obtiene de la primera noche de uso. Sin embargo, puede ajustarse en otra noche exclusiva en caso de ser necesario para el paciente.

 

También te va a interesar: ¿Cómo identificar si padezco apnea del sueño?

 

¿Qué pasa si no se trata adecuadamente la apnea del sueño?

Es común que el paciente se niegue a aceptar que tiene el problema. Por eso es muy importante no hacer caso omiso sobre lo que el médico especialista del sueño nos indique.

 

¿Qué pasa si no se trata adecuadamente la apnea del sueño?

 

El no atenderse adecuadamente la apnea del sueño trae como consecuencia vivir con los síntomas siguientes: Ronquidos fuertes, dolor de cabeza, problemas de aprendizaje, baja potencia sexual, despertar repentinamente con frecuencia, pausas respiratorias frecuentes, somnolencia durante el día, depresión, tendencia a la irritación con los demás, bajos reflejos, visitas nocturnas frecuentes al baño y boca reseca entre otros.

 

Si la apnea del sueño no se trata a tiempo puede causar problemas crónicos más preocupantes, tales como la hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y enfermedades cerebrovasculares. Por eso es muy importante no restar importancia a la detección de los síntomas y acudir por ayuda con el médico especialista.

 

¿Qué mejoras recibe el paciente en esta terapia?

El paciente en un debido tratamiento usando la presión positiva sobre las vías respiratorias adecuadamente, podrá reintegrarse a su vida escolar o laboral normal. Los trastornos como irritación y depresión irán desapareciendo gradualmente. La concentración en las actividades será notable así como la ausencia del sueño diurno.

 

Es gratificante para el paciente de apnea del sueño bajo este tratamiento. Muchas de las mejoras que consiga a corto y largo plazo harán que esté motivado con seguir con el tratamiento. Todo esto aun sin mencionar que reduce mucho el riesgo de desarrollar enfermedades como hipertensión arterial, diabetes y afecciones cerebrovasculares entre otras.

 

La continuas idas nocturnas al baño se reducirán desde el comienzo y esto hará que se sienta el beneficio inmediato.

 

Es muy importante no desistir en usar este método terapéutico. La salud del paciente, como la tranquilidad de la familia, serán un beneficio para todos, y la vida en la casa mejorará.

Apnea del sueño: detecte a tiempo si su niño sufre de este síndrome

La apnea del sueño en los niños es un trastorno en el cual la respiración de tu pequeño puede verse parcial o totalmente bloqueada mientras duerme. Esto se debe a un estrechamiento u obstrucción de las vías respiratorias superiores durante la vigilia.

Muchos pueden llegar a confundir los síntomas de la apnea obstructiva del sueño en adultos y en niños, un hecho que puede resultar peligroso a la hora de prevenir esta afección.

Los adultos usualmente sienten somnolencia durante el día, mientras que los niños es muy probable que demuestren problemas relacionados con la conducta. La principal causa de apnea en los adultos es la obesidad, en el caso de los niños, este trastorno se hace más común con el agrandamiento de las amígdalas y las adenoides.

Un diagnóstico a tiempo puede ser de gran relevancia a la hora de prevenir ciertas complicaciones que podrían afectar notablemente en el crecimiento, el comportamiento y el desarrollo cognitivo de los pequeños.

 

¿Cómo detectarla?

Se trata de un trastorno común que afecta al 2% de los niños. Si no se recibe un tratamiento adecuado puede producir no solo los problemas que hemos visto, sino que puede afectar gravemente al corazón.

 

Síntomas de apnea durante la noche

  • Dificultad para respirar.
  • Ronquidos frecuentes.
  • Enuresis nocturna.
  • Respiración difícil y por la boca.
  • Tos y resoplidos.
  • Sueño intranquilo.
  • Pausa en el ritmo respiratorio.
  • Terrores nocturnos.

Te puede interesar: Apnea del sueño: Tratamientos y Síntomas

Síntomas de apnea durante el día

  • Dificultad para concentrarse.
  • Problemas de conducta.
  • Aprendizaje lento.
  • Hiperactividad.
  • Lento desarrollo físico, bajo peso.
  • Bajo rendimiento escolar.

Ante la presencia de estos indicadores, es necesario acudir al pediatra cuanto antes, quien podría recomendar realizar un estudio del sueño, comúnmente conocido como polisomnograma. Este estudio tiene como propósito observar el comportamiento del niño durante las horas de sueño. Mediante sensores adheridos al pequeño, se monitorean la oxigenación, la respiración y las ondas cerebrales electroencefalográficas.

Apnea del sueño: Detecte a tiempo si su niño sufre de este síndrome

¿Hay factores de riesgo?

Todos los niños pueden padecer de apnea del sueño, sin embargo existen ciertos factores de riesgo que podrían afectar especialmente a niños con Síndrome de Down que tengan anomalías craneales, enfermedades celulares falciformes o neuromusculares. También se presenta en pequeños que nacieron con bajo peso o que tengan antecedentes familiares de la apnea obstructiva.

 

Tratamientos habituales

Algunos de los tratamientos que los expertos recomiendan más para tratar este trastorno son:

  • Cambios en la rutina. Una buena alternativa para combatir la apnea del sueño es realizar un cambio en la rutina diaria del pequeño, además de la implementación de ejercicios y una dieta bien balanceada.
  • Mascarillas CPAP infantiles. Estas mascarillas ayudarán al niño a dormir mejor. Si bien podría resultar difícil su introducción, una vez que el pequeño se acostumbre a ellas harán mucho más placenteras sus horas de sueño.
  • Cirugía laríngea. Esta cirugía se recomienda únicamente en el caso de que existan anormalidades en las amígdalas o las adenoides, para lo cual se recomienda extraer todo el tejido sobrante con la finalidad de corregir cualquier problema en la estructura del rostro y así evitar posteriores problemas.
  • Esteroides nasales. Es posible que el doctor recomiende que el pequeño inhale esteroides nasales de manera periódica.
  • Dispositivos dentales. Se trata de pequeños dispositivos que se colocan en la boca del infante a la hora de ir a dormir. Estos se encargan de mantener la mandíbula en su lugar, mejorando el acceso de las vías respiratorias.

 

Conclusiones

Si eres un profesional de la salud o simplemente un papá o mamá preocupado, recuerda que estudiando en el Instituto Universitario del Prado puedes conseguir tus objetivos y mejorar profesionalmente.

 

Presta atención a cualquier cambio en la rutina nocturna de tu pequeño y, ante cualquier eventualidad, no dudes en acudir a tu médico. Un diagnóstico oportuno puede ser de gran ayuda para combatir exitosamente la apnea del sueño.

Principales diferencias entre el insomnio y la apnea del sueño

Tanto el insomnio como la apnea del sueño son problemas que tienen que ver con los trastornos del sueño y con frecuencia están asociadas a otros trastornos. Hay que tener en cuenta que lo primero que se revisa para la clasificación de las patologías del sueño son los síntomas.

 

La clasificación de los trastornos del sueño ha evolucionado de tal manera que ya se conocen más de noventa enfermedades relacionadas, llegando a confundirse el trastorno con algún síntoma. En el pasado no se reconocían las enfermedades del sueño más que como síntomas de otras patologías, sin embargo, hoy en día es un campo que tiene mayor atención en tanto a investigación y tratamiento.

Ahora bien, para entender la diferencia entre insomnio y apnea del sueño, revisemos cada uno de los conceptos:

 

¿Qué es el insomnio?

 

El insomnio es la dificultad permanente para conciliar o mantener el sueño. A pesar de disponer de las condiciones adecuadas para el sueño, el paciente tiene un sueño poco reparador y sufre diferentes síntomas durante la vigilia, como: fatiga, sensación de malestar general, dificultad para la atención, concentración y memoria, dificultades en el rendimiento socio-laboral, alteraciones del ánimo o del carácter, somnolencia, disminución de energía, dolor de tensión muscular, dolor de cabeza, preocupaciones y miedos con relación al sueño.

 

¿Qué es la apnea del sueño?

 

Es un trastorno que se caracteriza por episodios recurrentes del cese de la respiración mientras el paciente duerme. La fragmentación produce despertares frecuentes y rápidos tras las pausas de respiración, acompañados con excesiva somnolencia diurna.

 

Algunas generalidades sobre el insomnio y la apnea del sueño

 

El insomnio se manifiesta en la dificultad para:

 

  • Conciliar el sueño.
  • Permanecer dormido durante la noche.
  • Despertarse demasiado temprano en la mañana.
  • Los episodios del sueño suelen ser duraderos, aparecer o desaparecer.

 

En cuanto a la apnea del sueño, el sueño es también interrumpido, con la diferencia de que la causa de esta interrupción es un trastorno respiratorio por obstrucción o colapso de la vía aérea.

 

La duración del insomnio puede ser:

 

  • Transitorio, si dura una semana o menos.
  • Agudo, si dura hasta cuatro semanas.
  • Crónico, si se produce por un mes o más.

 

Por otro lado, la apnea del sueño es un problema más físico que el insomnio, existen tres tipos de apneas del sueño: obstructiva, central o combinada; siendo la obstructiva la más común.

La apnea obstructiva hace que se bloquee la vía respiratoria durante el sueño, debido a que la relajación provoca que los tejidos blandos de la garganta se deslicen hacia atrás. Esto produce una sensación de asfixia, lo que causa que la persona se sacuda bruscamente mientras duerme y se despierte para volver a respirar.

Veamos las causas del insomnio y la apnea central:

 

Causas del insomnio

 

  • Problemas mentales, especialmente estrés o ansiedad.
  • Cambios hormonales (menstruación o menopausia)
  • Condiciones ambientales (ruido o luz)
  • Abuso de alcohol o medicamentos.

 

Causas de la apnea del sueño

 

  • Ingesta de alcohol.
  • Sedantes y relajantes musculares.
  • Obesidad
  • Hipertrofia de amígdalas.

 

Te puede interesar: Conoce los factores de riesgo de la apnea del sueño

 

En definitiva, los dos trastornos no son el mismo padecimiento ni tienen las mismas causas ni las mismas consecuencias. Mientras en el insomnio el paciente tiene la posibilidad de dormir, pero no logra conciliar el sueño, mantenerse dormido o acceder a las horas del sueño necesarias, en la apnea del sueño el paciente manifiesta deseos de dormir, va a la cama y duerme, pero tiene pequeñas obstrucciones repetitivas en las vías respiratorias, lo que le dificulta el descanso.

En cualquiera de los casos debemos visitar un especialista, ya que ambos trastornos son graves, nos pueden dificultar todas las actividades de la vigilia e incluso correr un alto riesgo de sufrir un accidente.

Conoce los factores de riesgo de la apnea del sueño

La apnea del sueño es una enfermedad o trastorno que aparece durante las horas del sueño. La hora del sueño es uno de los momentos más importantes del día, ya que es necesario para recargar las energías que consumimos durante la vigilia.

 

Sin embargo, existe diferentes afecciones del sueño que hacen que esta actividad de descanso y recarga de energía se complique, llevando a cuadros médicos que requieren un tratamiento especializado.

 

Veamos a continuación, que tipos de apneas del sueño existen:

 

Apnea obstructiva del sueño: Es la más frecuente, se debe a una oclusión en la vía respiratoria. Sucede mientras el paciente duerme, ya que al estar acostado las partes blandas de la garganta se mueven hacia atrás, cerrando las vías respiratorias. Esto produce que el paciente se despierte frecuentemente de maneras rápidas, haciendo que no recuerde estas interrupciones al despertar.

 

Apnea del sueño central: En este tipo el cerebro deja de enviar señales a los músculos que controlan la respiración, dejando de funcionar. En este caso las vías respiratorias permanecen abiertas, pero como los músculos respiratorios permanecen inactivos, se  produce un cese en el flujo respiratorio. En este caso la persona también se despierta por la falta de oxígeno en la sangre.

 

Apnea del sueño mixta: Este tipo de apnea comienza con la apnea central y con el tiempo se convierte en apnea obstructiva.

 

La apnea del sueño es una enfermedad de difícil diagnóstico, puesto que sus síntomas son similares a los síntomas de otras enfermedades. Por ello, más allá de identificar las causas podemos hablar de los factores de riesgo que nos pueden llevar a padecer la enfermedad.

 

Factores de riesgo asociados a la apnea del sueño

 

La apnea del sueño puede presentarse en cualquier persona, incluso en la población infantil. Sin embargo, determinados factores incrementan el riesgo de sufrir la enfermedad. Veamos a continuación, los factores de riesgo:

 

Factores de riesgo para la apnea obstructiva del sueño

 

  1. Exceso de peso: La obesidad aumenta el riesgo de padecer la dolencia, ya que los depósitos de grasa alrededor de las vías superiores pueden impedir el flujo de aire y obstruir la respiración.

 

  1. Circunferencia del cuello: Las personas con cuellos más gruesos tienden a tener vías de respiración más estrechas.

 

  1. Vías respiratorias estrechas: Las gargantas estrechas vienen por herencia genética y algunas veces también, las amígdalas se inflaman y dificultan el flujo de la respiración.

 

  1. Género: Los hombres son tres veces más propensos de padecerlas respecto a las mujeres. Pese a ello, las mujeres con obesidad tienen altas probabilidades de padecerlas y también las mujeres en la etapa de la menopausia.

 

  1. La edad: Esta enfermedad es más común en las personas mayores.

 

  1. Genética: Si algún familiar tiene la enfermedad, es probable que podamos tenerla también.

 

  1. Consumo de alcohol, sedantes y tranquilizantes: Estas sustancias relajan los músculos de la garganta, produciendo un empeoramiento en el funcionamiento de las vías respiratorias.

 

  1. Tabaquismo: Las personas que fuman tienen tres veces más riesgo de padecerla que los no fumadores. El tabaco aumenta la retención de líquidos en las vías respiratorias.

 

  1. Congestión nasal: La dificultad para respirar por la nariz, ya sea producto de alergias o malformaciones aumenta el riesgo de sufrir apnea del sueño.

 

Apnea central del sueño

 

  1. La edad: Las personas de mediana edad tienen un mayor riesgo de sufrir la enfermedad.

 

  1. Trastornos cardiacos: Tener insuficiencia cardiaca aumenta el riesgo.

 

  1. Analgésicos narcóticos: Los medicamentos opioides, especialmente los de acción prolongada aumentan el riesgo de padecer la enfermedad.

 

  1. Accidentes cerebrovasculares: Haber tenido un accidente cerebrovascular aumenta el riesgo.

 

Te puede interesar: 5 Consecuencias de padecer la apnea del sueño

 

Por último, no olvides que el sueño es muy importante para los seres humanos, siendo una necesidad básica y un estado de mucho cuidado, puesto que es cuando detenemos el desgaste físico y mental del que hacemos uso en nuestras actividades diarias.

 

La consulta con un especialista es necesaria para que evitemos incurrir en un problema de salud grave que nos puede llevar a sufrir las siguientes molestias:

 

  • Fatiga durante el día.
  • Presión arterial alta o problemas cardíacos.
  • Diabetes tipo 2.
  • Síndrome metabólico.
  • Complicaciones con medicamentos.
  • Complicaciones quirúrgicas.
  • Problemas hepáticos.
  • Molestia en el sueño de familiares.

 

Menú
Servicios