Identificación previa de trastornos del lenguaje

Para el National Institute on Deafness and Other Communication Disorderslos trastornos de lenguaje, tanto en niños como en adultos, son una perturbación de índole comunicativa, que afecta todas las áreas de la vida de la persona que lo padece. El paciente se ve impedido a hacer un uso normal del habla, por lo cual requiere de una terapia del lenguaje, que le ayude a desarrollar sus habilidades de comunicación.

¿Cuáles son los tipos de trastornos de lenguaje que existen?

Hasta el momento, se reconocen tres tipos diferentes de trastornos del lenguaje. Cada uno de ellos presenta distinciones claves pero todos se caracterizan por impedir que la persona pueda hacer un uso correcto del habla. También se ve afectada la forma en que el paciente logra procesar y analizar el contenido del lenguaje.

1. Trastorno del lenguaje expresivo: quien lo padece no logra expresarse con propiedad y éxito ante los demás.

2. Trastorno del lenguaje receptivo: quien lo padece no puede entender por completo lo que los otros intentan decir.

3. Trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo: es una combinación de los dos anteriores.

¿Cuáles son los síntomas que se presentan?

Qué hacer ante un problema de lenguaje

Todas las personas tienen distintos niveles de vocabulario, gramática y sintaxis. Sin embargo, con el debido esfuerzo y uso del sentido común, es posible que todos nos comuniquemos con todos. Cuando la labor de expresar nuestras ideas y ser capaces de comprender la información que los demás comunican se vuelve una tarea insoportablemente difícil, hay que comenzar a prestar atención. Los síntomas de los trastornos del lenguaje incluyen:

  • Tardar un tiempo superior al promedio para lograr conectar las ideas en oraciones completas.
  • Incapacidad para ampliar el vocabulario, esto es, utilizar continuamente las mismas palabras.
  • Dificultad para acatar órdenes o instrucciones, por resultar estas incomprensibles. Esto tiene que suceder siempre y todas las veces, para poder ser considerado un síntoma.
  • Presentar frecuentes errores gramaticales tanto al escribir como al hablar, ya sea por errores en los tiempos de los verbos, omitir conectores o por cambiar el significado de las palabras.
  • Sentir constantemente que no se pueden encontrar las palabras adecuadas para expresar los pensamientos, opiniones, sentimientos o emociones que se experimentan.
  • No poder entender, bajo ninguna circunstancia, un lenguaje figurado o metafórico, interpretar siempre de manera literal todo lo que se escucha y dice.
  • Nulo nivel de concentración de lectura.
  • Carencia de comprensión e interpretación de textos escritos.
  • Los textos que se escriben no presentan un método de organización claro o coherente.
  • Al momento de hablar se usan exclusivamente frases cortas y de estructura sencilla.
  • La persona se mostrará tímida, en el mejor de los casos, para hablar con personas que no conoce. El hecho de tener que comunicarse puede resultar confuso y amenazante, lo que puede dar como resultado que el paciente desarrolle una conducta hostil, incluso agresiva.

También te va a interesar: Retraso del lenguaje, necesidades educativas especiales en las escuelas

¿Qué hacer ante un problema de lenguaje?

La mejor opción es acudir a un centro médico que pueda tratar al paciente con un especialista, el cual va a diagnosticar y aconsejar el tratamiento pertinente para hacer frente al problema. Un trastorno del lenguaje puede afectar el entorno familiar, social, laboral y académico de quien lo padece, e incluso generar serios estragos en la autoestima y la personalidad. Es muy importante para su bienestar que cada individuo logre comunicarse con todos aquellos que le rodean.

Poder entablar una comunicación de una forma acertada, entendible y eficaz es una de las grandes ventajas que tiene el uso del lenguaje en los seres humanos. Por eso, al notar que algo anda mal, lo más aconsejable es buscar ayuda.

 

Causas del retraso del lenguaje

Como toda en la vida, el lenguaje es una herramienta de comunicación que los seres humanos vamos adquiriendo y desarrollando conforme crecemos. Cuando nacemos no sabemos hacer nada, por lo cual nuestra familia nos enseña a caminar, comer y, por supuesto, a hablar. No obstante, en el 10% de los niños es común que surja un retraso del lenguaje que comprometa su facultad de poder expresar sus sentimientos y pensamientos adecuadamente.

Signos de alerta

Los padres deben de prestar atención a la conducta de sus hijos y verificar lo siguiente:

  • A la edad de 4 años, un adulto debe ser capaz de entender el 75% de las palabras que el niño dice.
  • A la edad de 3 años, la familia debe de poder entender el 50% de lo que un niño comunica.
  • A la edad de 2 años, el menor debe de poder cumplir instrucciones sencillas.
  • A los 18 meses, el niño puede imitar sonidos.
  • A los 12 meses, el pequeño utiliza gestos.

En caso dado de que uno o más de estos requisitos no se cumplan, la familia debe de acudir a un médico certificado que pueda atender sus inquietudes.

Causas del problema

Las razones que explican este suceso se pueden dividir en tres rubros, primero es el físico, después el aspecto mental y tercero el aspecto social.

También te va a interesar: Retraso del lenguaje: Necesidades educativas especiales en las escuelas

1. Causas físicas:

  • Pérdida de audición. Una parte del lenguaje se aprende mediante imitación, si el menor no es capaz de escuchar, su lenguaje verbal no puede desarrollarse apropiadamente. Por lo cual, únicamente intentará imitar y expresarse a través de un lenguaje no verbal o escrito.
  • Infecciones del oído. Aunque es parecido a la primera opción, esta situación es menos grave, ya que la audición no se está perdiendo sino que solo está comprometida.
  • Mal desarrollo de los músculos del habla, alteraciones en la lengua y el paladar o tener frenillo corto. En todos estos escenarios, el niño puede negarse a hablar ya que hacerlo le produce dolor, malestar o incomodidad.

2. Aspecto mental:

  • Desarrollo cognitivo lento, lo cual puede deberse a múltiples factores ya sean genéticos, nutricionales o incluso ambientales.
  • Deficiencias cognitivas o autismo. Bajo esta situación se debe de buscar la ayuda de un profesional de medicina y psicología para determinar el mejor enfoque para ayudar al niño a desenvolverse y expresarse de una manera más eficiente.
  • Parálisis cerebral. Al igual que lo anterior, se necesita un diagnóstico, evaluación y tratamiento adecuados al paciente.

3. Aspecto social:

  • Privación psicosocial. Tal vez el niño no tenga personas con las cuales poder interactuar o sea rechazado o desplazado por sus iguales. Por lo cual, puede optar de manera inconsciente de separarse de los demás para estar solo.
  • Mutismo selectivo. Originado por un trauma psicológico.

¿Cómo ayudar al niño?

Se debe de tener una mente abierta donde se priorice primero la búsqueda de una solución antes que la culpa o el tormento.

  • Comportamiento amoroso y comprensivo ante el infante.
  • Sesiones particulares para fomentar el lenguaje en el niño de una manera didáctica y recreativa.
  • Aplaudir los intentos del niño por expresar su personalidad por medio del lenguaje.
  • Hablar continuamente con él pero sin agobiarlo.
  • Darle tiempo para que comience a hablar sin presionarlo para que lo haga.
  • En caso de que el problema sea de índole física o mental, se debe de seguir un tratamiento.

Como seres humanos, una de nuestras necesidades básicas es poder entrar en contacto con los demás personas, lo cual es un requisito indiscutible para una salud física, mental y emocional estable. Un retraso en el lenguaje le impide al niño transmitir de manera fluida y comprensible qué es aquello que le ocurre, lo cual es frustrante y requiere de todo el apoyo posible.

Retraso del lenguaje: Necesidades educativas especiales en las escuelas

Quizás no lo recuerdes, pero ¿alguna vez viste a algún niño alejado de los demás en la escuela? Es muy probable que ese niño de tu infancia tuviera un problema relacionado con el lenguaje.

Es bien sabido que todos los niños son diferentes, que crecen a ritmos distintos y que su desarrollo depende de la genética, fisiología, entorno, estimulación, etc. Sin embargo, es tarea de los adultos que están a cargo de los pequeños proporcionar la estimulación adecuada para que se desenvuelvan de acuerdo con su edad y características personales. Según Itzel Galán, académica de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México, es de suma importancia observar a los menores durante sus primeras etapas para saber si presentan algún síntoma de retraso en el desarrollo y, en este texto propiamente, del lenguaje. El 7% de los niños en México Presentan retrasos del lenguaje y es en las escuelas donde más se puede observar dicha situación.

Si tienes dudas de si tu hijo tiene problemas relacionados con el lenguaje, pregunta en la escuela si presenta varios comportamientos que puedan indicar un trastornos del mismo. Recuerda que pasan la mayor parte del día ahí y que las personas que más conviven con ellos son nada menos que sus maestros. La mayoría de las escuelas tienen apoyo psicológico o médico donde te pueden orientar para que sepas si es normal o si solo se trata de una etapa de la vida del niño. Es muy importante que en los colegios se dé orientación a los padres de familia y capacitación constante a profesores, directivos y personal en general.

Una vez que se ha detectado y se ha canalizado con los especialistas indicados, se le pueden realizar pruebas de lenguaje que determinen si tiene un trastorno o solo un retraso del lenguaje. Pero no es para angustiarse, lo más adecuado es que acudas con un especialista para que salgas de dudas inmediatamente.

También te va a interesar: 5 indicadores tempranos sobre el retraso del lenguaje

Pero ¿qué pasa cuando tu hijo o hija ha sido diagnosticado? Lo primero que debes hacer es ponerte en manos de los expertos. Seguramente te recomendarán una terapia especial la cual consistirá en acudir a un especialista certificado, el cual aplicará diferentes ejercicios que ayuden a habilitar al niño en la situación específica. También deberá existir apoyo del colegio donde acuda, pero es mejor que tu hijo asista a una escuela especial en el tratamiento del lenguaje, seguramente llegarás a esta decisión apoyada de las autoridades de la escuela y de los expertos que te acompañan.

¿Qué hacen en una escuela enfocada a problemas del lenguaje?

El experto certificado puede ayudar al niño con problemas del habla, así como con la dislexia y la dispraxia. En su mayoría son profesionales con maestría y certificados en su especialidad. Ellos estimularán el habla del niño mediante juegos y actividades que también te enseñarán a practicar en casa. Debes continuar desarrollando el habla del niño durante todo este tiempo sin distracciones propias de la edad como juguetes que no ayuden a la estimulación ni aparatos electrónicos que solo dificulten más la comunicación con su entorno. En la escuela aprenderá cosas nuevas todos los días que deberás reforzar en el siguiente turno, pero lo más importante es que deberás hacer equipo con la escuela para que el niño pueda cumplir con éxito las metas que vayan estableciendo.

Finalmente, recuerda que un niño bajo cualquier condición es una responsabilidad muy grande, que debemos amarlo, aprender a conocer sus debilidades y virtudes y apoyarlo en todo para que logre sus metas.

5 Indicadores tempranos sobre el retraso del lenguaje

¿Sabías que aproximadamente el 7 % de los niños mexicanos sufren alteraciones del lenguaje?

 

Aprender a hablar es un proceso que se extiende desde el nacimiento hasta que el niño articula perfectamente todos los sonidos, lo cual sucede alrededor de los seis años de edad.

 

¿Tienes dudas acerca del desarrollo del habla de tu hijo? A continuación, te revelamos los cinco indicadores tempranos de los trastornos del lenguaje.

 

 

Etapas en el desarrollo del lenguaje

 

 

Según el Dr. Eduardo Barragán, profesor titular de la Universidad Nacional Autónoma de México, los retrasos en el desarrollo del habla y el lenguaje son muy comunes.

 

El habla se desarrolla a través de etapas o ventanas de oportunidad para adquirir las habilidades en forma sencilla, natural y perdurable:

 

  • 0 a 1 año: etapa prelingüística, emisión de sonidos, comprensión del lenguaje sencillo.
  • 1 a 2 años: emisiones de una palabra, comprensión del lenguaje, articulación correcta de las vocales. A los 15 meses conoce 5 palabras; a los 18 meses, 8 palabras como mínimo. A los dos años debe poder nombrar imágenes.
  • 1 1/2 a 2 1/2 años: lenguaje telegráfico. Debe poder articular dos o más palabras y nombrar acciones o cosas.
  • 2 a 3 1/2 años: frases y oraciones simples. Conversaciones. Articulación de sonidos más complejos.
  • 4 años en adelante: oraciones complejas, fluidez, emisiones largas, comprensión de metáforas, chistes y absurdos, relatos coherentes.
  • 5 años: pronunciación y comprensión del 70 % del lenguaje adulto.

 

 

También te va a interesar: Cómo deben apoyar las familias en la terapia del lenguaje de sus hijos.

 

 

¿Cómo detectar el retraso en el habla?

 

 

Si bien cada niño aprende a hablar a su propio ritmo, si no adquiere cada habilidad a su debido tiempo será más difícil pasar a la etapa siguiente. Es lo que se denomina retraso del lenguaje: la adquisición tardía de la emisión y comprensión de palabras.

 

Para entenderlo, es necesario analizar factores como la herencia y la estimulación. También influyen el desarrollo madurativo y la posible existencia de otras dificultades. Es importante tener presente que las limitaciones del lenguaje afectan la escritura, la lectura y la
comprensión
, o una combinación de estas aptitudes.

 

Una alerta para detectar posibles problemas del lenguaje podrían ser los siguientes cinco indicadores:

 

  • 10 meses: falta de balbuceo.
  • 2 años: conoce y emite menos de 10 palabras distintas.
  • 2 1/2 años: no pronuncia frases de al menos dos palabras, una de las cuales es una acción.
  • 3 años: no se entiende lo que dice, no puede mantener una conversación.
  • 4 años: errores fonéticos en sonidos complejos como r, b, g, pl, bl, ie, br, fl, gr entre otros.

 

 

5 Indicadores tempranos sobre el retraso del lenguaje

 

 

Retraso y otros problemas del lenguaje

 

Un pequeño porcentaje de los casos de retraso en la adquisición del lenguaje se debe a problemas genéticos o enfermedades. En la gran mayoría, las causas son la falta de estímulo en el hogar, la influencia del ambiente, y el contexto social y económico.

 

Se debe diferenciar el retraso de los trastornos del lenguaje como tartamudez, disfasia, dislexia u otros problemas que necesitan terapias específicas. Por eso lo más importante es la consulta temprana, apenas se detecte alguna dificultad.

 

 

Nuestras recomendaciones

 

  • Hablar con el bebé desde la panza.
  • Crear el hábito de la lectura desde los primeros meses.
  • Hablar con los niños normalmente, no utilizar media lengua.
  • Cuando un niño pronuncia mal una palabra, corregirlo con dulzura, pero con firmeza. Pronunciar la palabra mirándolo a los ojos y esperar que la repita correctamente.
  • No festejar las malas pronunciaciones; en cambio, celebrar cuando habla correctamente.

 

Ahora que ya conoces los indicadores de posibles problemas en el retraso del habla presta atención al desarrollo integral de tu bebé. Los retrasos pueden deberse simplemente a su maduración, pero no hay que descartar problemas más complejos. ¡No lo dejes pasar!

 

Cómo deben apoyar las familias en la terapia del lenguaje de sus hijos

Escuchar a tu hijo o hija articular sus primeras palabras, verlo cómo se esfuerza en pronunciar una frase, son de los sucesos más emotivos que llena de orgullo a cualquier padre. Sin embargo, actualmente muchos niños pueden desarrollar algunos trastornos del habla que les hacen más difícil lograr una comunicación efectiva con otras personas.

 

Trastornos del habla: causas y tratamiento

 

Dichos trastornos regularmente son fallas que se presentan en la etapa infantil y pueden asociarse con algunas enfermedades neurológicas como autismo, dislexia, alteraciones auditivas, entre otras. Por otro lado, algunos niños solo presentan un leve retardo en el proceso de aprendizaje, lo que les dificulta el hablar fluidamente, pero al final logran desarrollar su capacidad de comunicarse con el habla de forma correcta.

 

Afortunadamente, como auxiliar para este desarrollo, existe la terapia del lenguaje. Esta tiene la finalidad principal de corregir o reajustar los problemas del habla o de aprendizaje que presente el infante.

 

El doctor Eduardo Barragán; neurólogo pedíatra, menciona en su estudio titulado “Identificación temprana de trastornos del lenguaje´, que una intervención a tiempo, el apoyo de la familia y la constancia, son algunas de las claves para lograr mejores resultados en las terapias.

 

 

También te va a interesar: Problemas de lenguaje: ¿Qué es una dislalia fisiológica?

 

Cómo pueden ayudar los padres en casa

 

Las técnicas que se proporcionan en los tratamientos de comunicación pueden ponerse en práctica casa. De esta forma, los padres y otros familiares ayudarán al pequeño a superar el trastorno. Algunas acciones que pueden hacer en familia desde el hogar son:

 

  • 1.- Conversar. Con ejercicios sencillos, como repetir correctamente lo que el niño pida (agua, pelota, un juguete, etc…) motivará al pequeño a buscar maneras de darse a entender y, al mismo tiempo, su cerebro grabará la forma correcta de nombrar un objeto. Esto fomenta que el niño desarrolle el deseo de superar sus problemas del habla y utilice palabras y gestos simples que le faciliten la comunicación y sirvan de auxiliares en su aprendizaje.
  • 2.- Usar juguetes que estimulen su aprendizaje. Se han creado juegos y juguetes con el propósito principal de desarrollar mejor la interacción mental, así como fomentar en los niños un mejor desarrollo del lenguaje. En el trato que tenga con otros miembros de la casa, el pequeñín construirá un vocabulario más amplio y se sentirá cada vez más cómodo y seguro al hablar.  Algunos juguetes sugeridos son los rompecabezas, bloques para formar figuras y libros con figuras desplegables.

 

Cómo pueden ayudar los padres en casa

 

 

  • 3.- Motivar a que exprese sus necesidades. Según el portal web Mommy Speech Therapy, los padres o tutores deben buscar técnicas que logren que los infantes con problemas del habla, expresen sus necesidades. Por ejemplo, algunas madres comen algún alimento que su hijo adora enfrente de ellos para motivarlos a pedir un poco, mientras que otras juegan con sus juguetes favoritos para estimular a que pidan ser parte del juego. Cabe mencionar que es muy importante que se les muestre que llorar, señalar o gesticular no es suficiente para conocer lo que necesitan. Lo anterior ayudará a que entiendan la importancia de usar el lenguaje verbal.
  • 4.- Mantengan un ambiente positivo de comunicación. Procuren que los espacios donde interactúen con su niño estén libres de aparatos electrónicos, tales como pantallas, tabletas y celulares. No debe permitir que las tendencias actuales de estar siempre al tanto de las redes sociales y del uso de Internet, interrumpan su interacción verbal con su hijo.

Por último y no menos importante, no se culpe ni culpen al niño por el trastorno que está sufriendo. Nadie es responsable por las dificultades que un bebé o niño tenga en su desarrollo físico y mental. Lo mejor es crear un ambiente donde predominen el cariño, la paciencia y la amabilidad entre todos los miembros de la familia.

 

 

Problemas de lenguaje: Síndrome de RETT ¿Qué es y cómo afecta el lenguaje?

El desarrollo del lenguaje es una parte esencial de nuestra evolución como personas. Durante nuestros primeros años de vida, el lenguaje se desarrolla a partir de mecanismos fisiológicos que facilitan el habla, pero cuando estos fallan, el lenguaje puede verse afectado para toda la vida. En este blog te contaremos cómo el Síndrome de Rett afecta al lenguaje.

Síndrome de Rett y alteraciones en el lenguaje

El síndrome de Rett es una enfermedad genética provocada por alteraciones en el cromosoma X, viéndose principalmente implicado el gen MEPC2. La pérdida total o parcial del lenguaje es de sus principales síntomas, en conjunto con problemas de coordinación, movimientos estereotípicos y retraso en el crecimiento.

La enfermedad es de difícil identificación y, dada su naturaleza genética, es incurable. Según informes, afecta a 1 persona entre 10 000, siendo estas principalmente mujeres. Se han identificado casos en varones, pero no viven mucho tiempo después de haber nacido.

1. ¿Cómo se vive con este síndrome?

Debes saber que las niñas que padecen este síndrome pierden el poco lenguaje que han logrado adquirir y, junto a esto, se da un deterioro cognitivo progresivo, que en casos extremos puede resultar en discapacidad intelectual grave. Por esta razón, el aprendizaje de nuevas habilidades puede ser extremadamente difícil sin asistencia profesional.

Si algún día conoces de cerca a un caso de síndrome de Rett, es importante que recuerdes el gran peso económico con el que puede estar corriendo la familia, pues se requiere de medicación anticonvulsiva, fisioterapia y asistencia psicológica para el control de las emociones.

También te va a interesar: 5 ejercicios sencillos para problemas del lenguaje

2. ¿Cómo afecta al lenguaje?

Cuando deseas comunicarte planteas una idea que inmediatamente verbalizas o expresas a través de alguna acción. En la mayoría de casos del síndrome de Rett, aparecen problemas de lenguaje que pueden incapacitar parcial o totalmente a quien lo padece para comunicarse, pero esto no lo priva de su capacidad lingüística.

 

 

Síndrome de Rett y alteraciones en el lenguaje

 

Anteriormente te comentamos que uno de los principales síntomas del síndrome son los movimientos estereotípicos. En muchos casos, estos movimientos se presentan en las manos, lo cual puede dificultar o imposibilitar el aprendizaje de lenguaje de señas.

También se pueden dar situaciones en las que debido a la discapacidad intelectual se tiene un aprendizaje limitado de conceptos, y la capacidad de comprender conceptos abstractos puede ser imposible. Por lo anterior resulta importante destacar que cada caso es diferente, y muchos logran una comunicación efectiva gracias a las terapias adecuadas.

3. Posibles terapias

Un psicólogo infantil o un pediatra pueden darte un pronóstico sobre el estado de tu hijo o hija, con lo que se abrirán dos posibles alternativas si este cuenta con la capacidad cognitiva necesaria.

Fichas: el niño afectado puede hacer uso de fichas con imágenes de objetos y emociones con los que puede expresar sus necesidades de forma casi natural, e inclusive puede generar conceptos compuestos de diferentes fichas.

Software: se puede hacer uso de programas en los que el niño puede seleccionar una imagen o palabra que tendrá una salida de voz digital. En caso de que el niño se halle capacitado, puede acceder a un software más complejo a través de computadoras, lo que indirectamente colabora al desarrollo de habilidades motrices y cognitivas.

Si conoces un caso de síndrome de Rett o tu pequeña sufre esta enfermedad, recuerda que no todo está perdido porque aún puedes acceder a una gran variedad de terapias motrices y cognitivas que harán tu vida y la suya más fácil.

También existen fundaciones que pueden ayudarte a acceder a los servicios que tu caso requiere, por lo que solo debes acudir a una. El síndrome de Rett te puede afectar, pero nuestra época nos ofrece grandiosas posibilidades para desarrollar nuestras vidas con normalidad.

Problemas de lenguaje: ¿Qué es una dislalia fisiológica?

La dislalia fisiológica, también llamada dislalia evolutiva, es uno de los problemas del lenguaje más frecuentes en los niños. Se produce en las etapas más tempranas del desarrollo, es decir, cuando aún son muy pequeños.

 

Por eso, a menudo la pasamos por alto, pensando que el niño aún está aprendiendo a hablar y que ya corregirá los pequeños errores de pronunciación. ¿Quieres saber si es tu caso?

 

¿Cómo detectar la dislalia fisiológica?

 

En primer lugar, debemos asegurarnos de que no se trata de un defecto de la audición (los niños que tienen problemas para oír tienen problemas de pronunciación porque no entienden correctamente los sonidos), y que no se deba a un funcionamiento anormal de los órganos del habla. Este último caso es muy común, se produce cuando hay algún problema motor en los labios, lengua o mandíbula y suele causar problemas para pronunciar las letras l, ch, r, s, z y k.

 

La dislalia fisiológica es diferente porque solo se debe a una “fase de dislexia” del habla, en la tu hijo puede omitir ciertos sonidos o los sustituye por otros de forma incorrecta, como decir “canastra” en vez de “canasta” o “apta” en vez de “patata”.

 

A veces, estos errores son normales y la dislalia fisiológica solo es preocupante cuando continúa presentándose después de cumplir los 4 años.

 

Te recomendamos consultar a un profesional para que detecte si hay dislalia fisiológica y así puedas tratarla adecuadamente a tiempo, ya que, de otro modo, causará problemas de comunicación de tu hijo con su entorno, dificultará su aprendizaje y hasta afectará negativamente su personalidad.

 

Tratamiento de la dislalia fisiológica

 

 

Una vez sabes que tu hijo es diagnosticado con dislalia fisiológica, actúa de la siguiente manera:

 

  • Fomenta la maduración del niño, hablándole de manera natural y clara, como a un adulto. Así se tomará más en serio el aprendizaje del habla.
  • No imites sus defectos y tómatelo como una gracia, a la vez que le enseñas a pronunciar correctamente. Así asociará el aprendizaje con una experiencia positiva.
  • No interrumpas al niño. Además, así podrás escucharlo mejor para ver qué defecto del habla tiene.
  • Como hemos dicho, también es necesario que intervengas para corregir la dislalia lo antes posible. De esta manera:
  • Contacta a un logopeda. Ellos saben cuáles son los mejores ejercicios para combatir la dislalia fisiológica y lo lograrán, paso a paso y con cierta paciencia.
  • Los logopedas normalmente enseñarán al niño a pronunciar correctamente mediante juegos. Pero también es necesario que los padres se impliquen, por lo que probablemente tendréis que seguir practicando en casa, sin el logopeda.
  • No olvides consultar al pediatra o tu médico de cabecera, por si acaso el defecto del habla tuviera una causa funcional, por problemas motores de la mandíbula, labios o lengua. En tal caso, el tratamiento será diferente.

 

También te va a interesar: Terapia del lenguaje: Beneficios, métodos y actividades.

 

Causas de la dislalia fisiológica

 

Esta dislalia se podría explicar de muchas maneras, pero fundamentalmente puede tener una de estas causas:

 

– Inmadurez cerebral y/o del aparato fonoarticulador: puede deberse simplemente a una etapa del desarrollo en la que tu hijo no puede hablar mejor porque se lo impide su desarrollo mental o el desarrollo de su mandíbula, labios, lengua, dientes, etc. Esto no significa que no lo superará más tarde. Es perfectamente posible que más adelante tenga el mismo ritmo de desarrollo que el resto de los niños.

Ritmo propio del desarrollo del niño. Algunos pequeños tardan más en hablar correctamente y no es por inmadurez cerebral ni del aparato fonoarticulador. Solo es preocupante si el niño sigue teniendo el mismo problema después de los 4 o 5 años de edad.

 

¿Te ha gustado este artículo? ¿Tu hijo padece dislalia fisiológica o crees que puede tenerla? Acude con un especialista.

 

 

5 ejercicios sencillos para problemas del lenguaje

Por medio del lenguaje podemos expresar nuestras ideas y comunicarlas a los demás, hacer que nos entiendan y, a su vez, entender lo que quieren decirnos. Por eso, para cualquier padre es fundamental que los niños puedan expresar sus ideas sin ningún problema. Sin embargo, son muchos los niños que padecen problemas del lenguaje, lo cual no quiere decir que sean menos inteligentes o no comprendan bien las cosas.

 

Lo cierto es que los trastornos de lenguaje son muy comunes durante la niñez. Por eso es importante tener en cuenta que, para que el niño pueda superar estos problemas, es necesario que, además de la ayuda profesional que reciba, también cuente con el apoyo de los padres. Ellos, por medio de juegos y ejercicios especiales, pueden ayudarle a mejorar su lenguaje.

 

1. Repetición de frases y palabras

 

Se trata de uno de los ejercicios más sencillos y a su vez más efectivos para que el niño pueda aprender a decir las palabras correctamente. Lo único que tienes que hacer es pedirle al niño que repita las palabras o frases que tú digas lentamente, para que el niño pueda escucharlas claramente y a su vez tratar de pronunciar todos los fonemas.

 

Este ejercicio también puede ser muy divertido para el niño si lo combinas con trabalenguas o cuentos cortos. Además de esto, es importante que también los demás miembros de la familia se comuniquen frecuentemente con el niño, para de este modo poder ayudarlo a aprender nuevas palabras y la manera adecuada de pronunciarlas.

 

 

También te va a interesar: ¿Qué son los problemas de lenguaje o el trastorno fonológico?

 

 

2. Ejercicios de silencio

 

Se trata de un ejercicio en el cual lo principal es realizar sonidos que el niño pueda captar para luego preguntarle cuál fue el sonido que escuchó. Por medio de este ejercicio, se les facilita a los niños el distinguir la duración e intensidad de los sonidos que escuchan, además de que mejoran en su capacidad para localizar los sonidos. Para que este ejercicio pueda ser realmente efectivo, es necesario que lo realices en una habitación en la que no haya ningún tipo de ruido, pues de ese modo el niño podrá concentrarse mejor.

 

Juegos divertidos que ayuden a estimular el lenguaje

 

 

3. Juegos divertidos que ayuden a estimular el lenguaje

 

Hay juegos que, dependiendo de la edad que tengan los niños, pueden ser mucho más divertidos y a su vez pueden ayudar a trabajar mejor estos problemas. Uno de esos juegos es el ahorcado. Por medio de este juego, el niño trabaja principalmente el vocabulario y la memoria.

 

4. Implementar la lectura

 

Leer es un excelente ejercicio para que los niños puedan mejorar su lenguaje. Por medio de la lectura, los niños van aprendiendo nuevas palabras, cómo suenan y la forma correcta de decirlas. Gracias a la lectura, se les facilita pronunciar las palabras más difíciles de decir para ellos; además se fomenta su creatividad y se estimula la imaginación.

 

5. Ejercicios faciales

 

Son muchos los ejercicios que se pueden hacer para ayudar a los niños a mejorar los problemas que tienen con el lenguaje. Algunos más sencillos que otros, pero, sin duda alguna, todos muy efectivos para ayudar a tratar ese problema.

 

Inflar las mejillas y luego desinflarlas es uno de esos ejercicios. Además, también suele ser muy divertido para los niños, pues se pueden alternar las mejillas o incluso retener un poco de agua en la boca y luego ir soltándola lentamente.

 

Es importante que tomes en cuenta que, para que estas dificultades con el lenguaje puedan ser resueltas al 100 %, es necesario prestarle atención al desarrollo del niño. Cada uno de ellos es único y presentará variaciones en el desarrollo del habla muy distintas entre sí.

 

 

 

Terapia del habla: todo lo que necesitas saber

¿Sabes que existen diferentes razones por las que una persona puede desarrollar o padecer alguna forma de trastorno del habla y del lenguaje? Estudios estiman que hasta el seis por ciento de los niños presenta este problema y que el tratamiento temprano favorece la posibilidad de mejora a través de una terapia del lenguaje.

 

En la vida adulta, los trastornos del habla y el lenguaje se pueden producir por accidentes cerebrovasculares, lesiones por golpes, tumores y meningitis; y en algunas ocasiones como efecto posterior a operaciones cerebrales. En estos casos, acceder también lo más pronto a una terapia permitirá a tu paciente rehabilitarse y reinsertarse a su vida cotidiana.

 

Es importante que sepas distinguir los trastornos del lenguaje de los trastornos del habla. Los primeros tienen que ver más con la formulación de ideas a través de la palabra, y los segundos por errores evidentes y frecuentes en la emisión de sonidos.

 

¿Qué dicen los expertos?

De acuerdo con Cameron Sellars, investigador de la Enfermería Real de Glasgow, Escocia, y uno de los más reconocidos expertos en estudios del lenguaje; las afecciones del habla pueden tener repercusiones importantes en el desarrollo de las personas que las padecen, incluyendo problemas en el rendimiento escolar, la socialización y las emociones.

 

Actualmente existen diferentes tratamientos para resolver problemas del lenguaje, que pueden ir desde ejercicios sencillos para fortalecer los músculos involucrados en el acto de hablar y comer, hasta el uso de tecnología avanzada, como la realidad virtual.

 

También te va interesar: Terapia de juego.

 

La Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición, clasifica cuatro formas de trastorno del habla: los relacionados con la fluidez en la enunciación de las palabras, las dificultades en la articulación de los sonidos de las silabas, los problemas de voz y las relacionadas con el acto de comer, conocidas estas últimas como disfagia oral.

 

Los terapeutas suelen recomendar el tratamiento cuando se presentan problemas de audición, problemas cognitivos, musculatura oral debilitada, autismo, labio leporino, autismo o problemas motores por efecto de alguna discapacidad intelectual o motora.

 

terapia del lenguaje y del habla

 

La terapia del lenguaje y del habla se trabaja individualmente o en pequeños grupos, y pueden variar en intensidad y duración según las necesidades de los pacientes y las estrategias del terapeuta. Durante la terapia, el especialista puede intervenir directamente en los comportamientos del habla del paciente o enseñarle a adaptarse al entorno lingüístico; generalmente los terapeutas ofrecen recomendaciones a los padres y profesores o a cuidadores, en el caso de personas mayores.

 

Tanto en la escuela como en el hogar y el círculo cercano, es importante que se generen entornos inclusivos que favorezcan el proceso terapéutico. Así como el que los padres actúen lo más pronto posible al detectar en sus hijos dificultades de habla, ya que se ha comprobado que estas tienen mayor probabilidad de solución si se comienza la terapia antes de los tres años de edad.

 

Recuerda que la buena disposición de ánimo ante una persona que presenta dificultades de habla, y particularmente si perteneces la entorno cercano, puede favorecer su equilibrio emocional, mejorar la comunicación interpersonal y grupal con ella y, por consecuencia, favorecer también el éxito de la terapia.

 

En conclusión

La Clínica Mayo recomienda favorecer la expresión de ideas sin corregir errores, así como no adelantarse al paciente en sus esfuerzos por terminar las frases que quiere decir. Procura ver a los ojos a tu paciente mientras habla, y trata de reducir las distracciones del ambiente en el que sucede la conversación; asimismo, intenta exponer tus dudas si no entiendes lo que dice.

 

Si el paciente percibe el apoyo de sus seres queridos y todos siguen con disciplina las recomendaciones del especialista así como las indicaciones en la terapia, seguramente corregirá su problema.

Terapia del lenguaje: Beneficios, métodos y actividades

La terapia del lenguaje se conoce también como fonoaudiología o logopedia. Es una disciplina profesional que se ocupa del tratamiento de los trastornos y dificultades relacionados con el lenguaje.

 

Por ello, la terapia del lenguaje trata distintas patologías y alteraciones en la voz, el habla, el lenguaje (oral, escrito y gestual), la audición y las funciones orofaciales.

 

¿Para quiénes está indicada la terapia del lenguaje?

 

Los pacientes pueden ser tanto niños como adultos. Sin embargo, los pacientes en edad preescolar presentan una mayor incidencia, ya que el lenguaje se aprende y desarrolla en la edad temprana.

 

Debes saber distinguir si se trata de un problema de fonación o un problema psicológico de aprendizaje. Los problemas de fonación son los relacionados con la producción de sonidos, y los psicológicos, en este caso, conciernen a la dificultad para aprender el lenguaje o para expresarse de forma coherente.

 

¿Cuáles son los problemas que se pueden tratar?

  • Problemas de articulación: cuando no puede hablar claramente o se equivoca en los sonidos.
  • Problemas de fluidez: dificultad en el flujo del habla o tartamudez.
  • Resonancia o problemas con la voz: cuando el paciente tiene dificultades con el tono y el volumen de la voz.
  • Problemas para alimentarse: cuando se presenta dificultad para comer debido a alteraciones del habla.
  • Problemas de lenguaje receptivo: dificultad para entender lo que dicen los demás.
  • Problemas del lenguaje expresivo: dificultad para hablar.
  • Problemas del lenguaje pragmático: dificultad para elegir el lenguaje socialmente adecuado.

Beneficios de la terapia del lenguaje para niños

 

Como hemos dicho, la infancia es el momento más propicio para intervenir en el desarrollo del lenguaje. Existen estudios que demuestran que el 70% de los preescolares con problemas de lenguaje que reciben este tratamiento mejoraron sus habilidades de lenguaje.

 

Beneficios de la terapia del lenguaje para niños

 

Además, la terapia del lenguaje puede ayudar a los niños a hablar más claramente y, de esta manera, se sentirán más seguros cuando hablen con otras personas. La terapia del habla puede ayudar a los niños que tienen problemas de lenguaje social, académico y emocional.

 

También ofrece beneficios para los niños con dificultades de lectura, como la dislexia. La terapia del lenguaje puede ayudarlos a escuchar y distinguir sonidos específicos en las palabras.

 

¿Cómo es la terapia del lenguaje?

 

El tratamiento puede durar meses o incluso años. En este tiempo notarás mejoría, pero es importante no dejar el proceso, ya que el problema del lenguaje podría continuar.

 

Es posible que el terapeuta del lenguaje te asigne actividades para practicar en casa y así reforzar el tratamiento.

 

Tipos de terapias

 

Según las alteraciones del habla que hemos mencionado, encontramos distintas terapias, que te explicamos a continuación.

 

Actividades de intervención del lenguaje

 

En esta terapia se desarrollan diferentes tipos de habilidades, en las que se enseña a los niños a modelar el lenguaje y también se les da respuesta, lo que se conoce como retroalimentación. Así el niño sabrá cuándo habla correctamente. Todo ello se refuerza y fomenta con fotos, dibujos o juegos.

 

Terapia de articulación

 

En este caso la terapia se centrará en los sonidos con los que el niño tiene dificultades. Así, se enseña al niño a que puede mover la lengua para generar sonidos particulares.

 

Terapia para alimentarse

 

Es la destinada a fortalecer los músculos de la boca. Se puede llevar a cabo con masaje facial y ejercicios de los labios, la lengua y la mandíbula. Dependiendo del trastorno, se centrará en el tema de los alimentos para hacer al niño más consciente al comer.

 

En conclusión, con una correcta colaboración entre los terapeutas, la familia y el afectado; y con una terapia adecuada que dure el tiempo necesario, se pueden obtener excelentes resultados.

 

¿Te ha gustado este post? Entonces también te va a interesar este artículo sobre terapia del lenguaje.

Menú
Servicios