Aspectos relevantes a la hora de hablar del TDAH

9 Abr, 2019

Aspectos relevantes a la hora de hablar del TDAH

Aspectos relevantes a la hora de hablar del TDAH

El trastorno de déficit de atención e hiperactividad es un trastorno que aparece en la infancia y se manifiesta en hiperactividad, déficit de atención e impulsividad. Aunque los síntomas varían según la edad del paciente,  muchos niños a los que no se les diagnostica el problema ni reciben tratamiento para el TDAH llegan a la edad adulta padeciéndolo, sin darse cuenta de ello.

 

Las causas van desde herencia genética, afectaciones del entorno o ambientales, e influencia psicosocial de la familia o el hábitat del niño. Y entre los síntomas más comunes encontramos la dificultad para concentrarse, inconvenientes para desarrollar tareas básicas, bajo rendimiento académico, problemas para cumplir horarios y tareas asignadas, o simplemente conflictos para tener una pareja estable.

 

Ahora bien, tenemos clara la información básica del trastorno, veamos a continuación los aspectos más relevantes del TDAH.

 

¿Cómo se comporta un niño con TDAH?

 

  • Se concentran en tareas que les generen emoción o excitación: video juegos o algún deporte, al contrario de las tareas de rutina que suelen aburrirles tremendamente.
  • Tienen dificultades para establecerse metas a corto plazo y aún más para cumplirlas.
  • Los niños con TDAH viven en el presente y les cuesta mucho planificar o hacer planes a futuro.
  • Tienen muchas dificultades para autorregularse, por ejemplo, interrumpen en clase, en reuniones familiares, en reuniones de adultos, etc.
  • Al momento de hacer las tareas es posible que se aburran revisando lo que deben hacer, si no es un tema de su absoluto interés.
  • Suelen tener explosiones de rabia o de tristeza de forma repentina.

 

¿Cómo se comporta un adulto con TDAH?

  • Tienen poca estabilidad laboral.
  • Son personas con mucha energía y que hablan de manera excesiva.
  • Interrumpen las preguntas que le están haciendo de manera prematura y suelen interrumpir conversaciones ajenas.
  • Son impacientes y muestran dificultad para esperan su turno y para escuchar a los demás.
  • Odian las filas, los trancones le atormentan y en general todo lo que signifique esperar.
  • Cometen errores en el trabajo, debido a la falta de orden, y se distraen rápidamente en las actividades que les resultan aburridas.
  • Son personas soñadoras y no escuchan cuando se les habla.
  • Están siempre emprendiendo proyectos que nunca llegan a su fin, ya que postergan las tareas que no resultan emocionantes.
  • Gastan mucho de su tiempo buscando las llaves, el celular, la billetera, etc.
  • Son olvidadizos, sobre todo con los nombres o detalles sobre las personas que le rodean.
  • Tienen dificultad para permanecer sentados, acostados y suelen moverse mucho cuando duermen.

 

Los adultos presentan una variedad más alta de trastornos psiquiátricos a diferencia de los niños, ya sea por el consumo de sustancias tóxicas, depresión, ansiedad, etc. Se debe tener en cuenta que los niños que llegan a la edad adulta con el trastorno han sabido sobrevivir en el mundo creando mecanismos para controlar los síntomas del TDAH y han podido ser funcionales en todos los aspectos de la vida, aunque esto exigiera un gran esfuerzo.

 

Le puede interesar: Tipos de tratamiento para el déficit de atención

 

Ya repasamos los síntomas del TDAH en niños y adultos, fijándonos que no varían mucho entre una edad y otra, viéndose influidos sobre todo por la adaptación a las actividades propias de cada etapa. Teniendo esta claridad podemos decir que las personas que padecen el trastorno constantemente suelen:

 

  • Sacudir y mover las manos o los pies con repetición.
  • Levantarse cuando deben estar sentados.
  • No permanecen quietos por periodos prolongados.
  • Hablan en demasía.
  • Se entrometen.
  • Hablan en demasía.
  • Se entrometen.
  • Interrumpen.

 

El tratamiento como algunos otros trastornos psiquiátricos, varía entre medicamentos y psicoterapia, siendo una muy buena opción los tratamientos en los que se mezclan las dos, ya que arrojan resultados rápidos y definitivos.

 

¿Ha experimentado alguno de los síntomas anteriormente descritos?

 

Son muchas las personas que una vez conocen del trastorno se hacen preguntas, como:

 

¿He luchado toda la vida contra problemas de concentración? ¿Soy una persona impulsiva la mayor parte del tiempo? ¿Tengo dificultades para organizarme? Tal vez acaba de considerar que lo mejor es someterse a una evaluación con un especialista. No olvide que buscar ayuda es la mejor decisión que puede tomar para mejorar su calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Menú
Servicios