Conoce los síntomas de la migraña vestibular

29 Mar, 2019

Conoce los síntomas de la migraña vestibular

Conoce los síntomas de la migraña vestibular

La migraña vestibular es un trastorno que combina el dolor de cabeza punzante o cefalea con síntomas vestibulares y audiológicos como el vértigo, es decir, que en esta forma de migraña los síntomas principales se relacionan con mareos, con el sistema de equilibrio y el control espacial. Este problema afecta al 1% de la población y posiblemente a más debido a que muchos casos no son diagnosticados.

 

Aunque esta enfermedad se muestra en dos síntomas muy claros, que son el dolor de cabeza y los mareos, están más presentes los segundos, siendo el vértigo el síntoma más recurrente.

 

Entre otros síntomas de la migraña vestibular encontramos los dolores de oído y los trastornos en músculos que comprenden la capacidad motriz de los ojos. La migraña vestibular tiene síntomas muy parecidos al Síndrome de Méniere, por lo que dificulta el diagnóstico y por ende, el tratamiento a seguir.

 

¿Qué síntomas presenta una persona que tiene migraña vestibular?

 

Los síntomas de esta enfermedad son similares a los de una migraña común, salvo por los síntomas relacionados con el equilibrio, tales como: el vértigo, siendo este su principal síntoma. El mareo es el otro síntoma significativo de esta afección, el cual provoca sensación de inestabilidad y de inseguridad en el espacio donde nos encontramos, dolor cuando se mueve la cabeza de manera brusca para cualquier lado, fotofobia o sensibilidad a la luz, sensibilidad a los ruidos, y muchas veces visión borrosa.

 

En algunos casos el paciente siente un sonido agudo o zumbido en los oídos, desequilibro ante los movimientos rápidos, además los pacientes que padecen este tipo de migraña pueden tener dificultades para concentrarse y problemas de memoria, a corto y largo plazo.

 

El paciente con esta dolencia no puede realizar actividades comunes como leer dentro de un automóvil en movimiento, ya que sentirá opresión sobre las sienes y tensión en la nuca. Como consecuencia a los síntomas del equilibrio, la persona podrá desarrollar ansiedad, crisis de pánico debido a la desorientación, episodios de depresión cuando ve que el problema no desaparece y niveles altos de estrés. Por lo tanto, un deterioro en la calidad de vida, en sus relaciones laborales, familiares, sociales, llegando incluso a evitar los espacios públicos.

 

Esta afección afecta más a mujeres que a hombres, se presenta entre los trece y treinta años.

 

Le puede interesar: Conozca las causas del dolor de cabeza

 

¿Cómo se trata una migraña vestibular o migraña del equilibrio?

 

Esta enfermedad debe ser abordada clínicamente con una combinación de pruebas vestibulares y tratamiento médico específico. Puesto que los síntomas se asemejan a síntomas de otras migrañas o afecciones, es recomendable que el médico que de el diagnostico sea especializado en otoneurología.

 

Por lo general el tratamiento incluye medicamentos, rehabilitación vestibular, y cambios en el estilo de vida de los pacientes: dieta, calidad de sueño y manejo del estrés.

 

Como primera medida se debe buscar el alivio de la cefalea o dolor de cabeza, haciendo lo posible por reducir el número de episodios diarios. Los medicamentos más usados son los que incluyen betabloqueadores, neuromoduladores, anticonvulcionantes y antidepresivos.

 

Algunos especialistas tratan al paciente con métodos no farmacológicos, haciendo rehabilitación vestibular, con los que se busca reducir los síntomas que traen consigo la migraña. A grandes rasgos este método conlleva un conjunto de ejercicios y técnicas que ayudan a mejorar los reflejos vestíbulo oculares y a estabilizar la mirada.

 

A manera de conclusión, es recomendable motivar a los pacientes que padecen este tipo de migraña para que modifiquen algunos hábitos en su estilo de vida; Haciendo una notable disminución del trabajo, aumentando la cantidad de ejercicio diario, cambiando drásticamente sus hábitos alimenticios, evitando los alimentos de sabores u olores muy fuertes, condimentados, o de difícil digestión. En definitiva, trabajar en actividades que despejen nuestra mente y nos mantengan relajados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Menú
Servicios