10 Factores de riesgo del Síndrome de Apnea-Hipoapneas del sueño

10 Mar, 2020

10 Factores de riesgo del Síndrome de Apnea-Hipoapneas del sueño

 

La Sociedad Española de Sueño (SES) describe a la apnea de sueño como un síndrome respiratorio relacionado directamente con un padecimiento cardíaco y metabólico. Provoca  trastornos de índole cognitiva y conductual, además de una somnolencia diurna excesiva. ¿Cuáles son los factores de riesgo que pueden provocar o agravar la enfermedad?

También te va a interesar: Colapso en vías respiratorias por apnea obstructiva, conoce la solución

10 Factores de riesgo del Síndrome de Apnea-Hipoapneas

Durante un episodio de SAHOS, se produce una repetida y peligrosa obstrucción de la vía aérea superior (VAS) del paciente mientras este duerme. La VAS es la responsable de trasladar el aire a los pulmones, y durante la apnea este flujo se ve impedido. A continuación mencionamos cuáles son sus principales factores de riesgo:

  1. Edad. Los adultos mayores que sobrepasan los 65 años tienen una propensión mayor al síndrome. Los hombres tienen una probabilidad del 51% y las mujeres del 39% de desarrollar dicho trastorno.
  2. Género. Aunque los especialistas no han podido llegar a una conclusión clara al respecto, lo que sí admiten es que existe un riesgo mayor en los hombres que en las mujeres . Esto se puede deber a motivos hormonales o a los depósitos de grasa en el cuerpo humano.
  3. Menopausia. Si bien los hombres son más proclives a presentar la enfermedad, las mujeres no están exentas. Durante la menopausia, los índices de estrógenos y progesterona van a la baja, lo que puede favorecer la aparición del SAHOS.
  4. Obesidad. Si una persona almacena una cantidad de grasa mucho mayor a la que necesita para vivir, esto no solo afecta a su cuerpo de una manera estética, sino también morfológica. El tamaño de la VAS se ve reducido debido al bajo tono muscular del organismo.
  5. Consumo de alcohol. El alcohol actúa como depresor del sistema nervioso central, lo que,a su vez, afecta al sistema respiratorio, ya que disminuye la dilatación de los músculos de la faringe. 
  6. Consumo de narcóticos, barbitúricos y benzodiazepinas. Al igual que el alcohol, estas sustancias son depresoras del sistema nervioso central. Dificultan la dilatación de los músculos de la faringe, impidiendo así la correcta entrada de aire al organismo del paciente.
  7. Tabaquismo. Este hábito produce inflamación de la mucosa nasofaríngea que afecta a la VAS.
  8. Morfología craneofacial. Los cambios anatómicos en las recientes generaciones son un hecho incuestionable. Este proceso evolutivo, originado por una mayor masa cerebral y cambios drásticos en la dieta humana a lo largo del tiempo, trae consigo un aumento de incidencia de SAHOS en la población.
  9. Hipotiroidismo. Cuando la glándula tiroides no produce suficiente hormona tiroidea. la VAS también se ve afectada. La apnea durante el sueño es una de las consecuencias menos conocidas del hipotiroidismo, opacada por el aumento de peso y el letargo que lo caracterizan. Sin embargo, hay que tenerla muy en cuenta ya que posee la misma importancia.
  10.  Enfermedades neuromusculares. Como sucede con el alcohol y los narcóticos, el padecer una enfermedad de este tipo afecta a los músculos faríngeos, además de debilitar la fuerza del diafragma. Todo esto provoca que el sistema respiratorio se vea comprometido, lo cual causa que la SAHOS pueda presentarse como una complicación del cuadro clínico ya existente. Las personas con este tipo de historial deben incrementar sus medidas de seguridad.

Ninguno de estos factores son excluyentes el uno del otro. Hay quienes pueden presentar dos o más de ellos a lo largo de su vida, lo que se traduce en un mayor riesgo de sufrir de SAHOS. Es importante acudir un centro especializado en cuanto detectamos algún síntoma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Menú
Servicios