¿En qué momento debo llevar a mi hijo con un neurólogo pediatra?

28 Oct, 2020

¿En qué momento debo llevar a mi hijo con un neurólogo pediatra?

neurólogo pediatra

Desgraciadamente, las enfermedades del sistema nervioso no discriminan a los pacientes por cuestiones de edad, lo cual provoca que incluso los niños sean propensos a padecerlas. La Asociación Americana de Pediatría define al neurólogo pediatra como aquel profesional que se concentra en detectar y tratar a los infantes que padecen trastornos de simples a severos en su sistema nervioso.

 

Señales para acudir al médico

Tu sistema nervioso controla el cerebro, los músculos, la columna vertebral y, por supuesto, los nervios. Por lo cual, los problemas de salud originados por él pueden ocasionar convulsiones, dolores de cabeza y retrasos en el desarrollo. ¿Cómo puedes saber cuándo acudir a un profesional?

  • Primero, sufrir de dolores de cabeza es normal en cualquier etapa de la vida. Lo que no es normal es que estos se repitan de manera constante y que su intensidad sea tal que impida que el niño pueda desarrollar sus actividades cotidianas.
  • Un episodio de convulsión siempre es una alarma de que la actividad eléctrica del cerebro presenta patrones inadecuados. La respuesta correcta ante esta clase de situaciones es que acudas inmediatamente a un hospital y solicites la atención de un especialista en la materia.
  • También has de hacerlo en caso de que el niño presente cualquier tipo de distrofia muscular o sean frecuentes los escenarios de dolor y entumecimiento en las extremidades corporales.
  • Es importante detectar a tiempo un severo retraso en el desarrollo de habilidades cognoscitivas, físicas y de psicomotricidad en el infante. Préstale atención si tropieza reiteradamente o no puede sostener objetos con las manos, sin importar que tan grandes o pequeños sean estos.
  • Mira si presenta una conducta poco habitual, por ejemplo, que el niño no tenga un control sobre su propio comportamiento. Tal es el caso del síndrome de Tourette, tics o el trastorno por déficit de atención e hiperactividad.
  • Observa las muestras evidentes de autismo, tales como patrones de insistencia por repetir actividades, nulo interés en estímulos externos y problemas de comunicación tanto en el uso de lenguaje verbal como en el uso de lenguaje no verbal.
  • Retraso en el habla, severa incapacidad para reconocer o pronunciar ciertas letras y palabras, además de no poder imitar sonidos.
  • Si tiene un bajo rendimiento académico como consecuencia de uno o varios de los síntomas anteriores de la lista, pueden ser señales de una discapacidad intelectual.
  • Problemas continuos para conciliar el sueño, cuadros de sonambulismo o insomnio.
  • Nacer de forma prematura es otra causa.
  • Todos los niños que presenten encefalopatía, parálisis o infecciones a los pocos días de nacidos, o incluso desde el momento mismo de su nacimiento.
  • Presenta frecuentemente la sensación de vértigo o mareo.
  • Sufre de manera repetida desmayos aparentemente inexplicables.

 

¿Cuál es la labor del médico?

Como todo doctor, un neurólogo infantil tiene la responsabilidad y el deber de atender de la mejor manera posible a todos sus pacientes y tratar de buscar que, a pesar de su condición médica, los niños puedan desarrollar un estilo de vida que les permita disfrutar de su existencia.

Antes de declarar cualquier diagnóstico, el doctor deberá solicitar una serie de pruebas tales como un electroencefalograma, resonancia magnética nuclear, punción lumbar y análisis de sangre. Esto con la intención de determinar si el caso le compete a su especialidad, o si corresponde al área de psiquiatría al tratarse de un trastorno mental y no de un padecimiento del sistema nervioso. Sea cual sea el caso, nunca está de más solicitar una segunda opinión médica. 

Sin duda alguna, los problemas del sistema nervioso no son trastornos que se deban tomar a la ligera y ante la menor sospecha los padres o tutores de los menores de edad están obligados a buscar ayuda profesional. 

 

También te va a interesar: Neurología pediátrica y la importancia en los más pequeños

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Menú
Servicios